Fuego amigo de Macri justo cuando Larreta ocupaba el centro del ring

Política

El jefe de gobierno porteño nacionalizó su discurso a partir del recorte de Alberto a los fondos que recibe la Ciudad. Rechazo de las "palomas" a Macri

De nuevo, fuego amigo de Mauricio Macri. Cuando Horacio Rodríguez Larreta empezaba a calibrar su discurso político a nivel nacional, el ex Presidente irrumpió nuevamente en escena a través de una carta titulada "Para defender el presente y ganar el futuro", donde asegura romper el silencio ante un “ataque sistemático y permanente a nuestra Constitución". El jefe de gobierno porteño ya había nacionalizado su figura a partir de los doce anuncios de prórroga de cuarentena que encabezó junto a Alberto Fernández y Axel Kicillof en Olivos. Pero ante la expansión política de Larreta, el ex Presidente reapareció para volver a marcarle límites al ala moderada través de un escrito que en el macrismo se atribuía al equipo de comunicación que siguen liderando Marcos Peña y Hernán Iglesias.

El recorte de la coparticipación dispuesta por el Presidente para crear un fondo de fortalecimiento fiscal para la provincia de Buenos Aires, en medio de la revuelta de la policía bonaerense por mejoras salariales, representa un golpe a las arcas de la Ciudad de Buenos Aires de casi 35 mil millones de pesos. Sin embargo, en el larretismo se vivieron momentos éxtasis político durante el fin de semana. “Nos regalaron el centro. Alberto optó por radicalizarse y atarse al destino de Cristina y Kicillof”, argumentaban funcionarios porteños para explicar el reposicionamiento de Larreta como líder nacional en la pospandemia. Pero cuando el tablero parecía ordenarse dentro de Juntos por el Cambio irrumpió nuevamente Macri con una carta alejada de la moderación donde advierte que "la seguridad jurídica desfallece ante un poder que atrasa y que solo cree en modelos arcaicos, prescindiendo de todas las oportunidades para el crecimiento y el desarrollo de nuestro país”.

La primera reacción desde el entorno de Larreta fue negar divisiones internas y alinear el discurso institucional con el reclamo de Macri. Otro síntoma del final de la tregua política sanitaria que mantuvo a Larreta cerca de Fernández durante la cuarentena. “Horacio también está preocupado por el deterioro institucional y por el avance del poder político sobre la justicia independiente. En eso no tiene diferencias”, explicó a Ámbito un funcionario de la Ciudad con despacho a metros del jefe de Gobierno del PRO. Sin embargo, desde otro sector del frente opositor no realizaron la misma lectura de la irrupción de Macri en el escenario. El ala moderada, que integran Rogelio Frigerio, Emilio Monzó y Martín Lousteau, entre otros, entendió que "lo que dijo Macri es una réplica del discurso que alcanzó para ganar en 2015, pero que en 2019 terminó en derrota. Es un discurso acotado al núcleo duro que no ayuda a ampliar y sumar para ganar en 2021 y 2023", reflexionaron. "Seguimos alentando divisiones y grietas que lo único que generan es enrarecer aún más el clima negativo que potenció el gobierno en los últimos 40 días", afirmaron.

Esta semana, se reactivarán los contactos entre Nación, Ciudad y provincia de Buenos Aires para definir cómo seguirá la cuarentena a partir del próximo domingo. No hay clima para repetir la foto entre Alberto, Larreta y Kicillof desde el recorte de la coparticipación que aplicó el Presidente a la Capital Federal por decreto. No sólo porque el foco de contagios se mudó del AMBA al interior del país sino porque además se resintió el vínculo entre el jefe de Estado y Larreta. La administración porteña estaba al tanto de que Alberto corregiría el aumento de fondos, también por decreto, dispuesto por Macri a favor de la Ciudad cuando era Presidente pero desconocían cuándo se haría efectivo. El aviso de parte del Ejecutivo fue intempestivo y apenas un minuto antes de comunicarlo a través de los medios.

El primer fogonazo de fuego amigo de Macri contra Larreta se produjo en medio de la tregua que el jefe de gobierno porteño sostenía con Olivos para coordinar la emergencia sanitaria de la pandemia en AMBA. Y fue a partir de la movilización opositora al Obelisco, el 17 de agosto pasado, celebrada por Macri desde Suiza con invocaciones a la “libertad”. "Orgulloso de los miles de argentinos que salieron ayer para decirle basta al miedo y al atropello, y sí al trabajo, al respeto y a la libertad", publicó en Twitter en aquel momento el ex Presidente. La alusión a la “libertad” en medio del aislamiento social preventivo y obligatorio vigente en la Ciudad de Buenos Aires fue leído como un reproche a la decisión administrativa del jefe de gobierno porteño de alinear el confinamiento con las políticas sanitarias de la Nación y la provincia de Buenos Aires. Después de esa manifestación convocada por la presidente del PRO, Patricia Bullrich y Hernán Lombardi, en medio del pico de contagios y riesgo de colapso del sistema sanitario por el coronavirus, se aceleraron los contactos para comenzar a trabajar en una apertura de Juntos por el Cambio que se desmarque de los “halcones”.

Ahora Macri reaparece a través de una carta donde acusa al actual gobierno de vulnerar el "equilibrio de los poderes del Estado" en el Congreso, pretender "condicionar al Poder Judicial con una reforma que ya tiene media sanción", "debilitar" los organismos de control del Estado y "retroceder" en el federalismo al buscar "condicionar" a los gobernadores de las provincias con el envío de fondos, lo que dijo "fue coronado con la reciente e indignante presión al Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires". "La seguridad jurídica desfallece ante un poder que atrasa y que solo cree en modelos arcaicos, prescindiendo de todas las oportunidades para el crecimiento y el desarrollo de nuestro país", aseguró Macri en su columna de opinión. El ex Presidente retomó la actividad política desde que regresó de Suiza. Recibió a Martín Yeza (Pinamar) y otros alcaldes comunales violando el aislamiento obligatorio y participa de los zoom de los lunes junto a la dirigencia de Cambiemos.

Desde el Frente de Todos, los intendentes más cercanos al Presidente salieron a cruzar a Macri a través de las redes. Mariano Cascallares (Almirante Brown) recordó que el ahora funcionario de la FIFA “dice que vivimos en una republiqueta pero no menciona que provocó el mayor endeudamiento externo de la democracia y que impulsó el nombramiento de jueces de la Corte por decreto. En plena pandemia se fue de vacaciones a Francia y vuelve a profundizar la grieta”. El jefe comunal de Hurlingham, Juan Zabaleta, aseguró que “a Mauricio, que es Macri, le cuesta aceptar que perdió la reelección en primera vuelta. Que le haga el favor a la Argentina de seguir descansando en la reposera que es donde menos daño nos hace. Nosotros vamos a seguir trabajando para arreglar los desastres que nos dejó”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario