Mejor: sacan militares de Botnia

Política

Los 60 militares uruguayos que custodiaban el perímetro de la planta que Botnia construye en Fray Bentos fueron retirados de la zona el sábado a la noche por orden del presidente Tabaré Vázquez, a instancias de un pedido explícito de la compañía finlandesa, que argumentó que la incorporación de efectivos «afectaba su imagen a nivel internacional».

Esa vigilancia, que el gobierno uruguayo había decidido instalar a raíz de presuntas amenazas de parte de ambientalistas argentinos contra la planta, generó fuerte rechazo del gobierno argentino, que consideró el hecho como «una afrenta». La información fue confirmada por el intendente del departamento uruguayo de Río Negro, Omar Lafluf, aunque no se precisó si se trata de una medida temporaria o definitiva. Ese detalle y otros alcances de la medida serán comunicados oficialmente hoy en Montevideo por el Comando del Ejército.

La orden se cumplió el sábado a la medianoche, luego de una semana de intensas deliberaciones, y a pocas horas de las nuevas audiencias ante la Corte Internacional de La Haya.

«Botnia no pidió guardia militar y no recibió amenazas. Por lo tanto, la medida responde a una preocupación del Ejecutivo», deslizó una fuente de la pastera que es hoy eje del conflicto entre la Argentina y Uruguay.

El gobierno uruguayo había dispuesto en noviembre pasado que el ejército se instalara en el perímetro exterior de la planta de Botnia, tras considerar que existían «amenazas» por parte de integrantes de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú de tomar medidas de acción directa en contra de la pastera.

Con la nueva decisión del gobierno uruguayo, la custodia de Botnia vuelve a ser de competencia exclusiva del Ministerio del Interior. Y se mantiene, en cambio, el patrullaje de la costa uruguaya frente a Fray Bentos por parte de la Prefectura Nacional Naval y la vigilancia policial dentro de la planta de Botnia.

La decisión uruguaya no torció, sin embargo, la voluntad de los ambientalistas de Gualeguaychú de permanecer apostados en la boca del Puente General San Martín, bloqueo que entra hoy en su cuarta semana consecutiva. Con todo, los entrerrianos van por más: no sólo ratificaron la continuidad del corte, sino que, además, condicionaron su permanencia hasta que se «desmantele o se relocalice» la pastera.

El asambleísta de Gualeguaychú Alfredo De Angelis consideró que el retiro de las tropas es «un acto positivo para el bien del Mercosur».

«Deseo que siga avanzando en la solución definitiva para este problema de la pastera, por el bien de los pueblos latinoamericanos», agregó.

Por su parte, sus pares de la ciudad de Colón que realizaron cortes rotativos en el puente a Paysandú levantaron ayer el bloqueo a las 5 de la mañana y esta semana volverán a debatir si reponen la medida el próximo sábado.

En tanto, en la ciudad entrerriana de Concordia (la única que hasta el momento no se sumó a los cortes de ruta), el dirigente Ramón Cabrera -integrante de la Asamblea Ciudadana en Defensa del Medio Ambiente- realizó una convocatoria para marchar próximamente en la Ruta 14, en rechazo de la instalación de la planta de celulosa sobre el margen oriental.

Dejá tu comentario