Alberto Fernández a Lacalle Pou: "Lastre no somos de nadie"

Política

El uruguayo, junto a Bolsonaro y Abdo, pidieron "flexibilizar" el bloque. "Si somos un lastre, tomen otro barco. Pero lastre no somos de nadie", respondió Alberto Fernández.

El presidente Alberto Fernández encabezó una tensa reunión del Mercosur en la que se cruzó con algunos de sus pares, especialmente con el uruguayo Luis Lacalle Pou, por sus pedidos junto al brasileño Jair Bolsonaro y el paraguayo Miguel Abdo Benítez de "flexibilizar" el bloque regional para el comercio internacional. “No queremos ser un lastre para nadie. Si somos un lastre, tomen otro barco. Pero lastre no somos de nadie”, disparó el jefe de Estado.

En su discurso, Lacalle Pou dijo: "Tenemos que avanzar en las negociaciones con otros bloques. Nosotros no estamos conformes. Creemos que es bueno iniciar diálogo y sentarse a la mesa, pero la suma de situaciones en las cuales no capitalizan estos acuerdos generan frustraciones".

"El acuerdo con la Unión Europea... allí tenemos una dificultad. Se ha trabajado muchísimos años y todavía falta camino por recorrer, que hoy nos genera cierto escepticismo. Y tenemos que sincerar ese proceso para ver si vamos a llegar a buen puerto", dijo el uruguayo.

Lacalle Pou agregó que hay otros bloques en el mundo que en estos treinta años han desequilibrado y generado riqueza y mercados sobre los cuales el Mercosur todavía no ha hecho avances suficientes, como por ejemplo el Asia. "¡Es el momento para avanzar juntos! Obviamente que el Mercosur pesa en el concierto internacional. Lo que no puede ser es un lastre. Nosotros no estamos dispuestos a que sea un corsé en el cual nuestro país no se pueda mover. Y por eso hemos hablado con todos los presidentes de la flexibilización", dijo.

"Flexibilización, distintas velocidades, veamos el nombre o el concepto. Pero Uruguay necesita avanzar. Nuestro pueblo nos exige avanzar en el concierto internacional. Y por eso vamos a proponer formalmente que se discuta en la mesa la flexibilización", dijo el presidente uruguayo.

Lacalle Pou (1).mp4

Y agregó: “Casi todos los presidentes que hablaron antes que yo hablaron de pragmatismo, me quiero subir a ese concepto, librado de ideologías. Obviamente que el Mercosur pesa, obviamente que su producción pesa en el concierto internacional, lo que no debe y no puede ser es que sea un lastre”.

En el cierre de la cumbre, Alberto Fernández cruzó directo a Lacalle Pou. “Si nos hemos convertido en una carga, lo lamento. La verdad es que no queremos ser una carga para nadie. Una carga es algo que hace que a uno lo tiren de un barco y lo más fácil es bajarse del barco si la carga pesa mucho”, disparó.

El mandatario pidió terminar con “esas ideas que ayudan tan poco” a la unidad. “No queremos ser un lastre para nadie. Si somos un lastre, tomen otro barco. Pero lastre no somos de nadie”, respondió.

Tal fue la tensión que hubo en el encuentro, que Bolsonaro se retiró del Zoom grupal antes de que terminara la reunión.

Antes, Alberto Fernández había dicho: "El Mercosur no es un bloque cerrado al comercio exterior sino una plataforma". Insistió en ese marco con la necesidad de revisar arancel externo común.

En ese mismo sentido, Alberto Fernández destacó el crecimiento del comercio en el Mercosur "tanto en volumen, como en calidad y valor agregado", y remarcó que "no es un bloque cerrado de comercio exterior sino una plataforma para que nuestros países se proyecten al resto del mundo".

"La inserción del Mercosur en el mundo global debe darse en favor de nuestros sectores productivos y no en su contra", afirmó.

El Presidente llamó a sus pares del Mercosur a "redoblar esfuerzos y profundizar la voluntad de caminar juntos". "Nuestros pueblos lo merecen; vamos por muchos años más de Mercosur", dijo.

Entre las propuestas que esbozó Albero Fernández está la creación de un observatorio de la calidad democrática, del ambiente, y contra las violencias de género.

El encuentro iba a desarrollarse de manera presencial, pero por el incremento de casos de coronavirus en los países de la región se debió modificar la modalidad y pasarlo a la virtualidad: iba a ser el primer encuentro cara a cara entre el jefe de Estado y su par de Brasil, Jair Bolsonaro.

Dejá tu comentario