Militares, a examen porque gastan mal

Política

La búsqueda de verdades que iluminen el proyecto propio, el Ministerio de Defensa y el Estado Mayor Conjunto debatirán mañana sobre Modelos Logísticos de Organización junto a expositores de la Unión Europea (Gran Bretaña, España), del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, de Canadá y, además, representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) para cubrir el cupo latino. El delegado británico, brigadier David Martín, concentra el interés de los oyentes militares. Conocer algún secreto de cómo funcionó la logística del Reino Unido en el conflicto de Malvinas -que tanta crítica cosechó entre los locales- sería el premio mayor del encuentro académico. La delegación colombiana trae un tema propio: la evolución, situación actual y proyección de la logística militar en Colombia y al planeamiento conjunto, como apoyo a la neutralización de la amenaza terrorista, que difiere de la visión local del moderador en el panel II, Germán Montenegro, viceministro de Defensa. Como se sabe, tal amenaza no aplica a la utilización del instrumento militar criollo; aquí sólo se combate a oponentes estaduales.

El acto de apertura del seminario se hará mañana y lo encabezará el brigadier general Jorge Chevalier junto al secretario de Planeamiento del ministerio, Oscar Cuattromo. Son 5 módulos: Perspectiva de la logística regional, Organización y funcionamiento del sistema en América y Oceanía, Perspectivas académicas de la logística de Defensa, Organización y funcionamiento del sistema en la Unión Europea y, por último, el Caso argentino de modernización del sistema logístico.

El protocolo manda, el anfitrión -Defensadisertará al término del seminario. La exposición más esperada correrá por cuenta del padre de la criatura: Gustavo Sibilla, subsecretario de Planificación Logística; tendrá un oyente de lujo: la propia Garré, quien cerrará el ciclo de debate. Esfuerzo titánico el de Sibilla; este funcionario de origen radical escaló la cuesta en la burocracia del edificio Libertador hasta ganarse el oído de la ministra con propuestas de centralización del gasto militar impulsado por la obsesión de ahorrar dinero a los contribuyentes.

«Se gasta mucho y mal», es la frase que suele escucharse en las oficinas de la subsecretaría a su cargo. Algo de razón tiene; los uniformados suelen esconder proyectos que podrían ejecutarse en conjunto, por caso, cada fuerza avanzópor su cuenta en la creación de aviones no tripulados con el saldo de triplicación de esfuerzos y recursos para un mismo desarrollo. Explicarán los delegados del Estado Mayor Conjunto que el equipamiento sufre retrasos por la férrea resistencia del ministerio a la compra directa, aún en casos justificados. No todo puede concentrarse en el mismo software de adquisiciones (en desarrollo) pregonado por Defensa; la munición es un caso, radares y armamento portátil, otro; hasta debe diferenciarse un atributo de la autoridad: el sable, a no ser que se pida enderezarla réplica del corvo de San Martín que distingue a la oficialidad del Ejército para emparejar el pedido junto con los de la Armada y de la Fuerza Aérea.

El principal desafío de la Agencia Logística Conjunta es hoy el abastecimiento de aeronafta para las tres fuerzas. ¿Enunciará Sibilla en su disertación las soluciones a este problema vital? Los aviones militares vuelan a plazo fijo, la provisión finaliza el 31 de diciembre y no está asegurada la continuidad porque el oferente, Repsol YPF, amenazó con cerrar el grifo si no hay rectificación del precio de venta.

La ministra apuró a sus colaboradores para que antes de fin de año esté funcionando, con el personal asignado y sus enseres de oficina, la Agencia Logística Conjunta (ALC). La estructura -emblema de la modernización logística- nació a la vida burocrática tras un anuncio oficial de Garré el 17 de marzo de este año y aún está en papeles. «Sin cuartel no hay comando», diría el refranero castrense aplicable a la situación de la ALC. En efecto, el primer problema logístico de la Agencia Logística es que no tiene dónde trabajar por demoras en la modernización y refacción del local. La Secretaría de Planeamiento del ministerio identificó y seleccionó varias oficinas ociosas en instalaciones del astillero Domecq García, que ahora se llama Almirante Segundo Storni según lo establece la Resolución Nº 1.103 de la ministra de Defensa. Se cambió la denominación en homenaje a la trayectoria de Storni en la promoción de los intereses marítimos. La otra parte de la verdad no escrita habla de erradicar presunta mala imagen por el antecedente de la creación del Domecq García en tiempos de Emilio Massera.

Allí irá todo el personal militar y civil que compone la Dirección de Logística del Estado Mayor Conjunto, que será el plantel primario de la ALC. No está definido quién ejercerá la dirección de la agencia; por el momento, la responsabilidad es del licenciado Cuattromo, aunque en un sprint podría llegar al cargo su segundo, Sibilla.

Dejá tu comentario