Mujer especial

Política

Tiene 38 años, 7 hijos y un esposo en disponibilidad y con acechanza de darlo de baja en el Ejército porque ella usó el derecho a expresarse libremente como la Constitución le permite a través de una simple carta de lectores. Es Cecilia Pando de Mercado, que ayer sorprendió los coros afirmativos habituales de la Casa de Gobierno cuando habla el Presidente. Esta mujer se atrevió a interrumpir a Néstor Kirchner en el Salón Sur de la Casa de Gobierno cuando se refería a que "la mujer argentina es muy inteligente, muy preparada... tienen un pensamiento absolutamente independiente. Dicen lo que piensan, discuten". Allí salió la Sra. Pando y dijo: "Señor Presidente, yo no puedo decir lo mismo porque mi marido se quedó sin trabajo por algo que yo dije y lo dejaron en la calle con 7 hijos". El Presidente zafó con habilidad y sin encolerizarse de la embarazosa situación aunque no se sabe si reconoció a la esposa que se quejó por la reacción del gobierno al destituir al capellán castrense Antonio Baseotto. Eso hizo en carta de lectores de un diario y por eso, también, sancionaron al marido, el mayor Mercado. Ambito Financiero reproduce un reportaje que le hiciera a esta mujer y que no había sido publicado.

Néstor Kirchner fue sorprendido ayer, durante una oratoria que ofreció por el Día de la Mujer en la Casa de Gobierno, cuando desde el público debió escuchar reproches de la esposa del mayor Pedro Mercado, puesto a disponibilidad por el Ejecutivo.

Fue cuando el Presidente elogiaba el libre pensamiento de las mujeres (ver nota aparte), y al parecer sin que nadie lo hubiera advertido, se atrevió a interrumpirlo María Cecilia Pando, poniéndose de pie para el retruque. La mujer es la autora de una carta crítica a Kirchner cuyo contenido provocó el desplazamiento de la fuerza de su esposo. Mercado fue sancionado con 20 días de arresto por el jefe del Ejército, Roberto Bendini, y luego separado de la fuerza.

El episodio casi deja en ridículo a Kirchner, ayer ante el auditorio, al mostrarse alabando la independencia de criterios femenina frente al caso de censura que protagonizaba la invitada, ante funcionarios y legisladores.

Nadie hubiera esperado que la letra de Kirchner para las damas en el salón gubernamental diera un pie hecho a medida para la protesta, como una ironía, ya que Pando enseguida le reprobó que ella no podía pensar por sí misma porque sus ideas terminaban castigando al marido. «Lo dejaron sin trabajo con siete hijos», se quejó. Claro que el público, atento a las anécdotas setentistas de la militancia del Presidente, no comulga con las ideas de esposas de militares como Pando, y eso parece suficiente para rechazar sus reclamos de «sentirme discriminada», toda una bandera si fuera, claro, de otra procedencia. En la carta de lectores, Pando criticaba duramente la decisión de desplazar al obispo castrense Antonio Baseotto y ahora la esposa del militar se impone una cruzada contra la discriminación, ya que cree «me consideran como a una mascota, yo no soy un perro que cuando muerde castigan a su dueño».

• Recurso

Entre el público femenino que ayer fue a escuchar al Presidente, inclusive estaba la ministra Nilda Garré, quien este año recibió a Pando, pero curiosamente, lejos de asentir sus reclamos por sentirse discriminada como mujer, la titular de Defensa le dijo que «bueno... usted puede hacer política con Carlos Menem» y que «su marido tendría que haber aclarado que no estaba de acuerdo con lo que usted escribió».

Ahora Mercado se encuentra en disponibilidad desde diciembre
pasado y presentó un recurso sobre su situación a la espera de que este mes se trate su situación.

Según
Pando, su presencia en la Casa de Gobierno debió ser conocida al menos por Garré,pero nadie asegura que el Presidente estuviera advertido de que el protocolo de ocasión podría tropezar en el acto, donde también habló Estela de Carlotto. Es que Pando estaba anotada en la lista de invitados y así se le permitió el ingreso, como al resto de las mujeres. Su invitación, sin embargo, fue en reemplazo de la legisladora Nélida Manzur, de quien es asesora y no podía concurrir, lo que hizo que Pando le pidiera la ubicación con deseos de escuchar las palabras de Kirchner en el Día de la Mujer.

Pando se puso de pie para interrumpir al Presidente cuando Kirchner aseguraba que
« todos sabemos que nuestras compañeras tienen un pensamiento independiente y dicen lo que piensan». «Señor Presidente, yo no puedo decir lo mismo porque mi marido se quedó sin trabajo y lo dejaron en la calle con 7 hijos», le reprochó la esposa de Mercado.

«Me sorprendió pero es su derecho participar y expresar como todas las demás mujeres sus angustias y sus necesidades»,
consideró Garré después del acto.

• Atragantado

«Garré me conoce y se dio cuenta, seguro, de que yo estaba allí», explicó Pando a este diario. «Yo quería escuchar lo que decía el Presidente y por eso fui, pero en un momento no aguanté más y le contesté», dijo.

La esposa del mayor
Mercado además confió que «le pedí ahí a Kirchner que tomara cartas en el asunto, porque en definitiva si mi esposo se quedó sin trabajo el jefe de mi marido es él y tiene que saber de la barbaridad que cometió la junta de generales».

El episodio se cerró cuando los presentes aplaudieron las palabras de Kirchner y disimularon así el entredicho; entre ellos estaban Felisa Miceli, Juan Carlos Nadalich, Aníbal Fernández, Carlos Zannini, Oscar Parrilli y Alicia Kirchner. «Tenía atragantado lo que sentía», insistió Pando.

Dejá tu comentario