"No hay nada que fortalezca más a los trabajadores que una CGT unida"

Política

La presidente Cristina de Kirchner terminó su actividad pública "coronando" el nuevo monto del salario mínimo vital y móvil de $ 2.875 a ser efectivo partir de febrero del año que viene y aprovechó la oportunidad para ratificar que para su Gobierno "seguirá con planes muy activos para contrarrestar esta crisis recurrente que ya amenaza en convertirse en crónica en los países desarrollados". Ante los principales dirigentes empresarios y gremialistas la jefa de Estado les garantizó que "la defensa del empleo" y agregó "lo primero que tenemos que lograr es que se sigan conservando los empleos, que no se destruyan empleos y luego tenemos que ir por la no-precarización del empleo".

Aprovechó el encuentro para criticar a Hugo Moyano en más de una oportunidad aunque sin mencionarlo. Cabe señalar que el dirigente camionero no participó de la negociación y su reclamo era por un salario mínimo vital y móvil de $ 3.500 muy lejos de los $ 2.875 obtenidos.

La jefa de Estado tomando las palabras del titular de CTA, Hugo Yasky quién mencionó que siempre participó del Consejo del Salario, recordó que nunca dejó de sentarse en su banca "porque no se pueden vaciar las instituciones".

Volvió a insistir en la necesidad de que exista una "CGT Unida". A juicio de Cristina "no hay nada más importante y nada que fortalezca más a los trabajadores que tener una CGT solidaridad y unida y también lo que más les conviene a los empresarios". Mirando a los ejecutivos de las principales entidades empresarias les dijo "no crean porque hay dos o tres pedazos laborales van a tener más ventajas, en absoluto". También cuestionó a los gremialistas que se "roban trabajadores".

Cristina resumió en una frase uno de los pilares del modelo: "los grandes periodos de crecimiento de la Argentina se han registrado cuando hemos tenido centrales empresarias y sindicales muy fuertes y gobiernos por supuesto, también fuertes" (aunque como comentan en la Casa Rosada solo se puede tener agrupaciones empresarias o sindicales poderosas cuando el Estado es el contralor que arbitra para que no existan abusos.

La jefa de Estado enfatizó que el salario mínimo de Argentina es uno de los más altos de la región -unos 650 dólares- y que medido en términos de poder adquisitivo también lo es. En ningún momento mencionó la inflación pero dijo que el poder adquisitivo es alto porque los asalariados pueden consumir y eso se nota en la expansión del consumo en casi todos los rubros. Finalmente felicitó a los trabajadores y empresarios por haber llegado a un acuerdo con "responsabilidad teniendo en cuenta en el mundo que vivimos". Se retiró del Ministerio de Trabajo prometiendo que "las cosas que quedan pendientes seguramente les vamos a encontrar una solución". Por temas pendientes quedó flotando en el ambiente la suba del impuesto a las ganancias, universalización de las asignaciones familiares, entre otros reclamos y por el lado empresario más de uno se fue pensando en contar con una Ley de ART. 

Antes de concurrir a la reunión del Consejo del Salario, la Presidente presidio un acto con tres videoconferencias donde como es habitual se inauguraron obras de infraestructura en distintas provincias del país. Asimismo, el ministro de Turismo, Enrique Meyer, presentó un plan para lograr que la Argentina reciba a unos 7 millones de turistas que dejarían en las arcas del Tesoro unos 8mil millones de dólares.

Y "la frutilla del postre" como la definió Cristina fue la inversión que le anuncio una empresa multinacional de 9 millones de pesos para producir una radio con GPS incorporado que se producirá en Tierra del Fuego exclusivamente para exportar.

La alegría de la jefa de Estado fue que este producto fue concursado por la multinacional en todas sus filiales del mundo y Argentina por su desarrollo le ganó a China.

Con la alegría de que en su Gobierno se siguen haciendo obras y produciendo y de paso denostar a las críticos "para tirar pálidas están los otros, nosotros estamos para hacer cosas buenas, contar cosas buenas, corregir las que están malas y decir que además - como siempre y aunque les moleste a algunos - vamos por más, por más casas, por más riego, por más electrificación", resumió.

Pasadas las 21 horas volvió a la Casa Rosada para atender dos audiencias con funcionarios mientras en el Museo del Bicentenario terminaban de acondicionar las instalaciones para el acto que se llevará a cabo a las 11 horas y cuyo tema esta vinculado con los medios de comunicación.

Dejá tu comentario