29 de octubre 2009 - 22:39

No hubo ofertas por el petit hotel de María Julia

El petit hotel del barrio de Recoleta.
El petit hotel del barrio de Recoleta.
El remate del famoso petit hotel de la ex funcionaria María Julia Alsogaray fracasó porque no hubo ninguna oferta para adquirir el lujoso inmueble ubicado en el barrio de la Recoleta.

Tras levantar el remate debido a la inexistencia de ofertas, la martillera que estaba a cargo de la operación, Luisa Safdie, señaló a la prensa que ahora habrá que esperar que "el juez fije una nueva fecha de remate".

"Eso depende del juzgado", dijo la martillera en declaraciones a los periodistas en las dependencias del Banco Ciudad donde se había citado a los potenciales compradores, en el salón Santa Maria de los Buenos Aires.

Safdie agregó que a su entender, el petit hotel, cuyo remate inició con una base de 3.584.000, "estaba bien valuado, porque dependió de la valuación del martillero oficial".

El Centro de Investigación para la Prevención de la Criminalidad Económica (CIPCE) invitó a los periodistas a presenciar el evento con el objetivo de "transparentar el remate", pero finalmente, este no llegó a concretarse.

El Tribunal Oral Federal N° 4 (TOF4) fue el que había dispuesto enviar a remate el petit hotel de Alsogaray, tras comprobarse que la ex funcionaria se enriqueció ilegalmente durante su paso por la administración pública.

Así, tras un estudio de peritos de la Corte Suprema de Justicia, sobre el monto que debía devolver la ex polifuncionaria al fisco, se llegó al remate de esa lujosa vivienda.

En un comunicado, el CIPCE manifestó su beneplácito por el remate y recalcó que "es la primera vez en la historia judicial argentina que se rematará un bien de un ex funcionario, condenado por enriquecimiento ilícito".

En tanto, aguarda en la Legislatura porteña el proyecto presentado por Patricio De Stéfano para otorgarle "protección cautelar" al edificio, y evitar así su demolición.

Según el legislador del PRO, "al otorgarle la protección cautelar se descarta la posibilidad de demolición de un edificio que constituye un recurso no renovable para la Ciudad de Buenos Aires".

El legislador, miembro de la comisión de Patrimonio Arquitectónico de la Legislatura, sostuvo que "es imprescindible catalogar este tipo de inmuebles, ya que han dejado su impronta en el barrio de la Recoleta".

Dejá tu comentario

Te puede interesar