''No voy a ser oposición'', dijo Macri cuando juró

Política

Mauricio Macri dijo que no será oposición, envió saludos y halagos a Cristina de Kirchner, a su esposo y a Daniel Scioli, ayer cuando juró el cargo de jefe de Gobierno porteño, en una ceremonia inusual, ya que asumirá hoy.

No quiso que el acto se cruzara con el de la nueva presidente, hoy, pero igual en la Casa de Gobierno se organizó otra ceremonia, casi al mismo tiempo, la creación del Banco del Sur, a cien metros de la Legislatura, donde Macri y Gabriela Michetti, ya brindaban con los invitados.

Además, fue domingo y en tarde calurosa, también distintivo para los recuerdos, ya que estos actos generalmente se celebran de mañana y para que tuviera otro toque distintivo, Jorge Telerman inventó el bastón de mando porteño, que realizó y diseñó el orfebre Juan Carlos Pallarols, el mismo artesano que hace esos elementos para el traspaso presidencial.

En el recinto, moderado en presencias (parecían ser más los periodistas, fotógrafos y camarógrafos que los invitados). se ubicaron butacas de modo que estuvieran los 60 legisladores y los 30 que juraron el viernes, pero que también debutan hoy (en raro inicio, ya que comienzan con asueto a la administración pública). En los palcos, la familia y funcionarios.

Fue un acto breve que condujo- Santiago de Estrada, vicepresidente saliente de la Legislatura. Macri y Michetti juraron por Dios, la Patria y los Santos Evangelios. Luego, el jefe de Gobierno leyó cuatro carillas de discurso y apenas se salió de libreto cuando se dirigió a la vicejefa-«alias Gaby», dijo-y a De Estrada, como «Santiago te vamos a extrañar».

«Mejorando la capacidad de inversión vamos a poder mejorar las escuelas, los hospitales, las plazas, los parques, el ambiente, el transporte y la vivienda. Mejorando la capacidad de inversión vamos a generar más trabajo, vamos a llevar vida y desarrollo a zonas relegadas de la ciudad, a los postergados barrios del sur, que parece que fueran el pariente pobre de los barrios del norte», dijo Macri, de pie en el estrado, de traje azul y corbata color plata.

«Quiero dejar claro que no vengo a ser oposición de nadie. No voy a guiarme por banderas políticas o diferencias partidarias», resaltó el mandatario porteño y siguió con saludos a «Cristina Fernández de Kirchner. Le deseo el mayor de los éxitos en su gestión, porque su éxito va a ser el de todos los argentinos. Tenemos diferencias, pero de nuestra parte puede esperar seriedad, honestidad, buena fe y la vocación de resolverlas mediante el diálogo democrático», expresó sobre el final.

«Nuestro desafío es común. Tenemos la difícil tarea de solucionar los problemas a la gente, mejorar su calidad de vida y no debemos perder energías en peleas inútiles. No estamos en la gestión para eso. La gente nos votó para que trabajemos juntos», envió Macri. Luego lamentó haber tenido diferencias con Néstor Kirchner y dijo que estaba «seguro que si hubiésemos dialogado podríamos haber hecho más por la gente. Pero no quiero dejar de reconocer su compromiso con sus ideas y con el trabajo. Le deseo la mayor de las suertes».
También prometió: «En mi gobierno, obra que empieza es obra que debe terminarse en fecha». Desde su banca, Aníbal Ibarra contemplaba serio la escena,pero luego, cuando todos los funcionarios y legisladores pasaron detrás del recinto, al Salón Eva Perón, para los saludos de ocasión, se dieron la mano. Macri se quedó en la Legislatura varias horas, en ese Salón, mientras los invitados brindaban en otro, un piso arriba. El jefe porteño y Michetti estuvieron allí con sus familiares. «Malala» Groba y los hijos de Macri, los padres y hermana de la vicejefa. Franco Macri y su pareja, la joven Nuria, también participaron, como la madre de Mauricio.

Dejá tu comentario