Oficialismo tras un sistema que asegure más jueces amigos

Política

La diputada kirchnerista y consejera de la Magistratura, Diana Conti, impulsará esta semana el proyecto del oficialismo para cambiar el reglamento de concursos para elegir jueces.

Como disparador para una posible reforma en ese sentido, la legisladora oficialista presentó -como adelantó este diario- un escrito que comenzará a ser discutido con fuerza esta semana dentro del organismo. Este escrito detalla las deficiencias que cree tiene el octavo Reglamento de Concursos Públicos para la elección de magistrados. La intención declarada de Conti es ejercer «la mayor discrecionalidad posible que me brinden la Constitución y la ley para seleccionar a los magistrados. Esa designación es de orden técnica pero también política». Son palabras de la presidente de la Comisión de Selección del Consejo.

Luego del traspié sufrido por el gobierno, por la resolución de la Corte Suprema que terminó avalando al ex intendente de Escobar Luis Patti como diputado, el kirchnerismo busca tener mayor influencia sobre la designación de los magistrados.

La diputada hizo referencia a la lentitud de los procedimientos previos a la elección final (en donde se conforman los jurados que eligen a los jueces mejor calificados para mandarlos posteriormente al Consejo), a las suspicacias que vienen generando hasta ahora el anonimato de las evaluaciones académicas que se les hacen a los postulantes en esa instancia o a las pautas que han sido tenidas en cuenta desde hace ya varios años para elegir a un magistrado, ya sea por cursos, seminarios, participación en congresos, docencia, libros publicados, etcétera.

Quien pretenda convertirse en juez actualmente debe acreditar sus antecedentes profesionales -se analizan según una tabla que fija cuántos puntos vale cada elemento del currículo- y aprobar un examen secreto y anónimo que pone a todos los concursantes en igualdad de condiciones ante los jurados. Sólo después de superadas estas instancias, los candidatos se enfrentan con los consejeros. Con los resultados, se elabora una terna que se remite al Poder Ejecutivo para que elija su candidato. Luego, el Senado debe darle el acuerdo.

El proceso en etapas fue establecido por la reforma constitucional de 1994 para limitar la discrecionalidad del presidente.

  • Propósito

    Con la nueva presentación Conti pretende que el examen previo que los candidatos deben rendir no sea anónimo, que sepan cuál es su contenido, y que por otro lado se tenga más en cuenta la relevancia en el contexto personal y de vida del evaluado.

    «Las entrevistas personales, fundamentales a la hora de conocer a la persona candidato, vienen actualmente condicionadas por un orden de mérito absolutamente cuantitativo, en desmedro de un orden por calidad», dice el texto en donde Conti plantea además los puntos clave a cambiar.

    «Tener mayor discrecionalidad a la hora de la selección de jueces es un suicidio», sostuvo ante este diario el diputado y consejero radical, Oscar Aguad, quien agregó también que el escrito presentado por Conti es un «desprecio a la institucionalidad, ya que no hace más que querer elegir a los jueces que más le convengan al Ejecutivo».
  • Dejá tu comentario