Pablo Moyano: “Se equivoca Martín Guzmán al excluir al transporte”

Política

El jefe de Economía invitó a Daer a una presentación para exponer los puntos de negociación con el FMI y dejó afuera al dirigente camionero y a su sector.

La reunión en la que Martín Guzmán explicó a empresarios y sindicalistas los puntos centrales de un posible acuerdo con el FMI terminó por convertirse en un factor de discordia dentro de la CGT: “se equivoca el ministro (de Economía) al dejar afuera al transporte y creer que no fue esencial en la pandemia”, respondió anoche Pablo Moyano, cosecretario general de la central y referente de Camioneros, tras haber sido excluido de la convocatoria. La presentación del funcionario en la terraza del Palacio de Hacienda contó con la participación de un puñado de empresarios y de dirigentes gremiales de la principal central sindical, así como con otros ministros como Carla Vizzotti (Salud), Julián Domínguez (Agro) y Juan Zabaleta (Desarrollo Social).

“No nos invitaron. Parece que para el ministro la actividad del transporte, que se bancó la pandemia y lo peor de la crisis sanitaria, no es esencial, no es fundamental en esta etapa que viene y con el acuerdo con FMI por delante. Fueron cuatro dirigentes de otros rubros pero no del transporte. Guzmán se equivoca si deja afuera al transporte”, advirtió en diálogo con Ámbito el número dos de Camioneros. En cambio fueron convocados Héctor Daer, uno de sus colegas en la jefatura de la CGT y líder del gremio de Sanidad, Andrés Rodríguez, adjunto en la central y del sindicato de estatales UPCN, el metalúrgico Antonio Caló (UOM) y el referente del sector asegurador Jorge Sola.

Las cuestiones protocolares son históricamente delicadas en la diplomacia interna del movimiento obrero. La semana pasada Moyano participó de una conferencia de prensa junto al líder de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, para anunciar presentaciones judiciales e internacionales contra la gestión de Mauricio Macri por la supuesta persecución a gremialistas. Lo hizo sin aval institucional de sus pares de la CGT. Con el tránsito en oficinas gubernamentales el asunto despierta incluso más sensibilidad, como exhibió el malestar del dirigente del transporte.

Además el listado de participantes sindicales pareció evidenciar el favoritismo del funcionariado más cercano a Alberto Fernández por el núcleo más tradicional de la CGT en desmedro del espacio que orienta Hugo Moyano, previsiblemente más crítico de un acuerdo con el FMI y en general más cercano a Cristina de Kirchner. Mientras los “gordos” de los grandes gremios de servicios y los “independientes” de buen diálogo con todos los gobiernos se mostraron hasta ahora alineados sin reparos a la estrategia del Gabinete económico frente a las tratativas con el organismo multilateral de crédito, el hijo mayor de Hugo Moyano hizo públicos sus reparos al señalar que un acuerdo no podrá hacerse en base a “un ajuste sobre los trabajadores”.

Otra diferencia es que la jefatura más tradicional de la CGT acumula historial de diálogo con las misiones del FMI que arriban periódicamente a la Argentina, tanto durante la gestión de Mauricio Macri como desde la asunción de Alberto Fernández. El Frente Sindical por el Modelo Nacional (Fresimona) que fundaron los Moyano, en cambio, hizo de la oposición cerrada al diálogo con el Fondo una de sus banderas de los últimos años. Con todo, en su queja a Guzmán el dirigente camionero se cuidó de no involucrar a Alberto Fernández ni a sus colegas de la central sindical con quienes mantiene un vínculo por ahora protocolar pasados apenas dos meses del Congreso de reunificación que lo subió a la secretaría general junto a Daer y a Carlos Acuña.

Dejá tu comentario