Larreta intenta apaciguar pelea por PASO que arde en Provincia y CABA

Política

Exministro pidió una adenda en acuerdo electoral que le garantice ingreso a la lista que competirá en noviembre. Candidato en Provincia acusa a jefe porteño de campaña en su contra.

Córdoba, la provincia en la que le gustaría vivir a Mauricio Macri, es apenas uno de los frentes de batalla que Horacio Rodríguez Larreta busca saltear para evitar más compromiso con las primarias del próximo domingo. Le suma un reclamo de Ricardo López Murphy que complica a la alianza Juntos por el Cambio en la Ciudad de Buenos Aires y se incomoda por la campaña de Facundo Manes en la Provincia ya que el precandidato del radicalismo lo eligió de blanco en el último tramo hacia las urnas.

“No me involucro en las PASO de Córdoba, voy a apoyar a la lista que surja de la primaria”, dijo Larreta, como toda postura y no participa de la pelea provincial. En cambio no puede eludir los contrapuntos que su propia ingeniería electoral desató.

Ayer, Ricardo López Murphy, quien encabeza una de las tres listas de Juntos por el Cambio en la Ciudad de Buenos Aires, fue con el planteo de modificar las reglas internas para asegurarse un lugar en las candidaturas a diputados nacionales que se definirán en noviembre. La aritmética anticipa que puede desconsolar a ese candidato por mejor elección que resulte el domingo contra la lista que encabeza María Eugenia Vidal. En cambio no se contempla como una preocupación, aunque incide en la matemática electoral, el resultado que obtenga la nómina de radicales rebeldes que lleva en el primer renglón a Adolfo Rubinstein, a quien los pronósticos de resultados no le permitirían llegar a las elecciones generales.

El contrato de la alianza Juntos por el Cambio estableció que las listas que compiten en las PASO deben obtener un piso de 15% del total de los votos que obtenga Juntos por el Cambio, pero a esa regla se le suma la del reparto de candidaturas por el Sistema D´Hondt y a su vez la de respetar la paridad de género alternando un hombre y una mujer a lo largo de toda la lista. Ese es el problema que puede tener L. Murphy y que ayer retuvo la atención de los armadores electorales de Larreta. Hubo una reunión donde el economista planteó el desvelo que le causan los probables resultados. Es que, de acuerdo al sistema de reparto que ordena los cocientes del total de votos de cada lista una vez que se dividió por el total de cargos a elegir podría ocurrir que la lista del exministro obtenga lugares impares en la lista. Como la que encabezará (salvo que ocurra una sorpresa improbable) es una dama, María Eugenia Vidal, las mujeres ocupan renglones impares y de esa manera el renglón no sería para L. Murphy sino, en principio, para la científica Sandra Pitta, que va segunda en boleta. En definitiva, el reparto podría dejar afuera a L. Murphy, quien planteó que se modifique de alguna manera el reglamento interno, de modo de poder “correr” los lugares para garantizar su ingreso a la lista de noviembre ya que, sostiene, sería la voluntad de los ciudadanos que obtenga chances de ingresar al Congreso.

La situación, en la práctica, implica un acuerdo con todos los partidos de la alianza Juntos por el Cambio y hasta un compromiso de no presentar reclamos posteriores quienes se verían perjudicados al bajar de lugar y quedar con menos chances de obtener una banca en el Congreso.

“Hoy hay diálogo entre los apoderados para intentar arribar a una solución sobre el reglamento interno. Se va a buscar que la lista refleje lo que la sociedad defina en las paso”, aseguraron en el entorno de Larreta sobre las conversaciones que avanzaron ayer ante el pedido del exministro.

“Si ese reglamento trastoca la voluntad de la ciudadanía, no es viable políticamente”, advirtió L. Murphy. Para Larreta “hay una regla y tenemos que tratar de que reflejen lo más posible la voluntad de la gente”, pero dijo que “hay una ley de cupo y un sistema D´ Hondt y hay que respetarlos”.

El jefe porteño consideró “válido” el reclamo pero señaló que “se puede resolver pero, en términos generales, tenemos que respetar las normas y buscar el equilibrio”.

No es el único frente de tormenta que busca apaciguar Larreta. La campaña en la Provincia de Buenos Aires lo mantiene concentrado aunque no le impidió cometer una equivocación y nombrar a su candidato a diputado nacional, Diego Santilli, como “el mejor” de “la Ciudad de Buenos Aires”.

El rival de Santilli, Manes insiste en denunciar una campaña de desprestigio en su contra que dio a entender que podría armarla el PRO. “Hubo una campaña de desprestigio fenomenal en mi contra y sospecho que viene de aquellos que me pidieron que juegue con ellos”, dijo el precandidato.

Manes redobló sus críticas al jefe porteño diciendo que “la Ciudad parece acéfala hoy”, ante la participación de Larreta en la campaña y que “hay que ganarle al kirchnerismo con una coalición diferente y no podemos criticar desde la oposición actitudes de los adversarios sin ver lo que se hace en nuestro espacio”.

Dejá tu comentario