Patti: bloque de la UCR dividido por el desafuero

Política

El kirchnerismo comenzó ayer a redactar un par de dictámenes para quitarle a Luis Patti sus fueros parlamentarios en la sesión de mañana de la Cámara de Diputados. Su fanática búsqueda de votos para reunir los dos tercios necesarios para dejar al ex subcomisario otra vez a punto de reingresar a prisión se vio favorecida por la división del bloque de la UCR que comanda Oscar Aguad.

Al igual que en mayo de 2006, cuando el pleno de la Cámara baja impugnó el diploma de diputado electo de Patti, ahora el radicalismo opositor aparece nuevamente dividido. En la última reunión de bloque UCR, unos seis legisladores rechazaron la postura de Aguad de defender el derecho de Patti a jurar su banca, tal cual lo reconoció la Corte Suprema de Justicia en su fallo de la semana pasada.

La insurrección radical la comandaron Silvana Giudici, Vilma Baragiola y Sergio Varisco, con el apoyo de los representantes de La Pampa. Esos votos, junto con los de los radicaleskirchneristas que responden a Daniel Katz, con los de los socialistas y los del ARI autónomo serán clave para que el kirchnerismo le quite los fueros a Patti, quien pese a la embestida oficialista está dispuesto a renunciar a esa inmunidad parlamentaria si la Justicia lo vuelve a citar.

  • Dictámenes

    Ayer, los diputados kirchneristas Graciela Camaño, jefa de la Comisión de Asuntos Constitucionales; Remo Carlotto; Diana Conti; Luis Cigogna, y Gerónimo Vargas Aignasse se reunieron para comenzar a redactar dos dictámenes de desafuero. Uno, de contenido más jurídico, se concentra en la causa penal que llevó a Patti a ser encarcelado por el juez de San Martín, Alberto Suárez Araujo, en el marco de la investigación por el presunto secuestro y la desaparición del ex diputado del PJ Diego Muñiz Barreto, Gastón Goncalvez, Carlos Souto, José Fernández y Guillermo D'Amico durantela última dictadura. El otro de los dictámenes tiene más contenido político y reivindica la potestad de la Cámara de Diputados para juzgar los títulos de sus integrantes. Ambos proyectos de resolución serán presentados hoy a los jefes de bloque de la oposición, Aguad (UCR), Adrián Pérez (Coalición Cívica) y Francisco de Narváez (PRO, en reemplazo del ausente Federico Pinedo) para intentar negociar una votación consensuada en el recinto.

    Sin embargo, el oficialismo impulsa un postura intransigente en relación con el diploma de Patti. Tanto que ayer Aníbal Fernández se sinceró y admitió lo que el gobierno nacional había callado desde que Néstor Kirchner asumió el poder en 2003: el Congreso obedece órdenes del Ejecutivo.

    «Patti no va a ser nunca diputado. Si alguienlograra poner en el ordendel día (el tratamiento del tema), sabe Dios por qué, mágicamente, no va a encontrar a nadie que se siente a dar quórum; ergo, no va a haber nunca asunción de Luis Patti», fue la brutal confesión del ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, un campeón del republicanismo.

    En línea con la antijuridicidad de Néstor Kirchner («Que Patti demuestre su inocencia», había exigido el ex presidente violando la garantía constitucional de presunción de inocencia), Aníbal Fernández ratificó que «por más que hagamos cualquier construcción que se nos antoje, la realidad es que la decisión no tiene imperium y, por lo tanto, es de un cumplimiento imposible».

    De este modo, el gobierno nacional volvió a confrontar con el diputado electo en las legislativas de 2005 a quien el Congreso le impidió asumir su banca por su supuesta inhabilidad moral a partir de su participación en crímenes de lesa humanidad y que ahora se niega a rever su posición pese a un fallo favorable a Patti de la Corte Suprema de Justicia.
  • Dejá tu comentario