"Pax" sanitaria: habilitan combinación de Sputnik con AstraZeneca y Moderna

Política

Ante la demora para la aplicación de la segunda dosis de la vacuna rusa, hubo acuerdo entre Nación, Ciudad y Provincia de Buenos Aires para combinar las dosis. Tendrán prioridad los mayores de 50 años y la mezcla de vacunas será voluntaria.

Retornó a Casa Rosada la “pax” sanitaria en medio de la campaña electoral. Santiago Cafiero recibió en su despacho a los ministros de Salud de la Nación, Carla Vizzotti; de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak; y de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, para anunciar la combinación de la primera dosis de Sputnik V con las vacunas de AstraZeneca y Moderna. También se habilitará un esquema combinado de AstraZeneca con Moderna.

Ante la demora para la aplicación del segundo componente de la vacuna rusa, Nación, Ciudad y Provincia de Buenos Aires habilitaron, de manera voluntaria, la combinación de la Sputnik con una dosis de AstraZeneca o Moderna para completar el esquema de vacunación ante el comienzo de la circulación comunitaria de la variante delta del coronavirus. "Estamos en condiciones de avanzar en el país con el intercambio de diferentes vacunas empezando, mientras seguimos construyendo evidencia, con el intercambio la vacuna Sputnik V con Moderna y Astrazeneca que es de lo que tenemos información de seguridad e inmunogenicidad tanto local como de otros países y también siguiendo la evidencia que ha publicado el Reino Unido sobre la vacuna de Astra con Moderna. Es una posibilidad importante para agilizar las segundas dosis en el mes de agosto...", explicó Vizzotti en conferencia de prensa.

Está posibilidad de intercambiar vacunas se les va a ofrecer a las personas que iniciaron su esquema para que la acepten "de forma voluntaria", pero si alguien quiere esperar y recibir la misma vacuna de la primera dosis podrá hacerlo. La ministra de Salud remarcó además que se les va a dar prioridad a las personas que tengan más tiempo desde que iniciaron el esquema y a los mayores de 50 años y con comorbilidades. La funcionaria explicó que al estudio que se viene realizando desde hace varias semanas se sumó hace poco la vacuna Moderna y que pronto agregarán Cansino, cuando llegue al país.

Al referirse al estudio, Vizzotti comentó que ya hay "experiencia internacional como en la Unión Europea que han intercambiado plataformas con parámetros de seguridad y de eficacia buenos en relación a las vacunas como las que estamos usando en el país".

"La Argentina está tratando de generar esa evidencia no sólo para nuestro país sino también para los países de la región y es un estudio colaborativo entre la Argentina y la Federación Rusa también con el Ministerio de Ciencia y Tecnología, con el Conicet y cinco centros dentro de los cuales está la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, La Rioja, San Luis y Córdoba", indicó. Durante la conferencia, la ministra anunció también que el millón y medio de vacunas de Moderna que llegaron al país empezarán a ser distribuidas a partir de hoy a las 24 jurisdicciones para "iniciar el aceleramiento" del plan de inmunización, y con la posibilidad de que puedan ser combinadas.

Frente al surgimiento de nuevas variantes, la aplicación de la segunda dosis para reforzar la protección se volvió más necesaria y con la vacuna Sputnik no se dispone de los esquemas completos para aplicar la segunda dosis a toda la población. Las vacunas desarrolladas contra el coronavirus utilizan diferentes plataformas (tecnología); algunas son a virus inactivado (como la de Sinopharm), otras son de vectores virales no replicativos (como Sputnik V o AstraZeneca) y otras de ARN mensajero (como Pfizer y Moderna). La semana pasada, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) informó que la combinación de la vacuna de AstraZeneca como segunda dosis de Sputnik V demostró eficacia contra la infección por coronavirus y ausencia de efectos secundarios en las personas inmunizadas, según los resultados preliminares de un estudio realizado en la República de Azerbaiyán.

Una de las hipótesis de combinación es que si se utilizan distintas plataformas en un mismo esquema puede inducir respuestas inmunes diferentes que podrían ser complementarias.

En esta línea se desarrollaron varios estudios combinando AstraZeneca con Pfizer, uno de los cuales se realizó en España (CombiVacS) y fue publicado el 25 de junio en “The Lancet”. En este ensayo se administró una segunda dosis de Pfizer a 448 personas que habían recibido la primera de AstraZeneca. Luego de analizar la inmunogenicidad a través de la medición de anticuerpos neutralizantes y el seguimiento de los efectos adversos, los investigadores concluyeron que la combinación "indujo una respuesta inmune robusta, con un perfil de reactogenicidad (efectos adversos) aceptable y manejable".

En el Reino Unido se llevó adelante otro estudio multicéntrico denominado Com-COV que también combinaba Pfizer con AstraZeneca, a la vez que comparaba la respuesta inmune con los esquemas que usaban la misma vacuna para las dos dosis.

Dejá tu comentario