PJ opositor se anota para un ballottage con nuevo domicilio

Política

Como primera consecuencia de la cumbre de San Luis, donde se autoconvocó el congreso partidario sin la participación del kirchnerismo, el peronismo opositor inscribirá mañana en la Justicia federal de esa provincia el nuevo domicilio del PJ en esa provincia en la calle Héroes de Malvinas 702. Los 428 congresales que Ramón Puerta, Jorge Sobisch y Carlos Menem registraron en su encuentro del viernes pasado los transformó en los nuevos guardianes de la legalidad peronista, aunque el término suene contradictorio.

Se cumplió el mejor de los escenarios para los peronistas díscolos quienes apenas se ilusionaban con arañar unos 300 congresales de los 900 que integran el máximo órgano del PJ. Por eso mañana por la mañana llevarán las actas del Congreso que autoconvocaron en la localidad sanluiseña de Potrero de Funes para inscribirlas en la Justicia federal de San Luis, bajo la órbita del gobernador Alberto Rodríguez Saá, y generar así un conflicto de competencia con la jueza electoral de la Capital Federal, María Romilda Servini de Cubría.

Al haber conseguido arrogarse la legalidad partidaria, Puerta y compañía dejaron de lado su plan B. Tenían pensado emitir un fuerte pronunciamiento contra la designación matrimonial de Cristina Fernández de Kirchner como candidata a presidenta del peronismo, hoy licuado en el Frente para la Victoria. Pero ahora la batalla contra el kirchnerismo pasa a ser más legal que política. Miguel Toma, uno de los organizadores de la cumbre del fin de semana, explicó a este diario que su sector no asistirá al congreso que el interventor kirchnerista Ramón Ruiz planea convocar para la primera semana de agosto. «El Congreso del PJ es soberano y puede cambiar su domicilio tal cual quedó asentado en las actas. Ahora la legalidad partidaria la tenemos nosotros. No vamos a ir a ningún otro congreso. El válido ya sesionó en San Luis», desafió el ex jefe de la SIDE en los 90.

El ala kirchnerista del PJ, sostenida básicamente por el peronismo bonaerense de José María Díaz Bancalari, apuesta a consagrar el proyecto «Cristina 2007» en un nuevo congreso que se reuniría en agosto a través de una convocatoria de Ruiz con el aval de Servini de Cubría. Pero el peronismo opositor ahora derivó el conflicto político hacia el terreno jurídico al darle intervención a la Justicia federal de San Luis. Básicamente, lo que la mesa de conducción integrada por Puerta, Sobisch y Menem resolvieron en Potrero de Funes fue:

  • Designar una fórmula presidencial en 30 días -Puerta y el gobernador de Neuquén son los que tiene más chances, aunque para la vicepresidencia en esta boleta podría corresponderle a una mujer como Hilda González de Duhalde, María del Carmen Alarcón o Teresa González Fernández.

  • Convocar a elecciones internas del PJ para que eventualmente la fórmula de Kirchner y Julio Cobos enfrente a la del peronismo opositor.

  • Convocar a elecciones a los afiliados del PJ para designar nuevas autoridades partidarias hasta marzo de 2008. Para ello antes se impulsaría una depuración del padrón partidario. «Es necesario transparentar el padrón. No hay 3,5 millones de afiliados como quieren hacernos creer sino un millón», advirtió ayer Toma.

    Con esta batería de medidas destinada a reorganizar el PJ pero también a ensuciar la consagración de la primera dama como candidata a presidenta del oficialismo, el frente justicialista surgido de San Luis persigue además un objetivo electoral clave. Confían en que la fórmula presidencial que el peronismo rebelde presente el 28 de octubre concentre al menos 20% de los votos, algo similar a lo ocurrido en 2003 cuando Néstor Kirchner y Carlos Menem debieron ir a un ballottage que finalmente no se realizó por abandono del riojano.

  • Resultado

    Matemática peronista pura: multiplicidad de candidatos opositores más crisis energética, inseguridad y una fórmula del PJ antikirchnerista darán por resultado una segunda vuelta electoral en los comicios presidenciales de octubre. La estrategia ya está incluso conversada con otros referentes opositores como Ricardo López Murphy, quien dio el visto bueno para que el PJ opositor presente sus propios candidatos que absorban votos del kirchnerismo para debilitar así el caudal de votos de Cristina Fernández.

    Entre la izquierda que saca 10% siempre dividida, 15% más del ARI de Elisa Carrió, 15% de Roberto Lavagna, 10% de López Murphy y un peronista ortodoxo que llegue a 20%, son algunos de los cálculos y especulaciones que ilusionan al PJ rebelde con materializar el ballottage.
  • Dejá tu comentario