20 de diciembre 2011 - 12:58

Por orden de la Justicia de Mendoza, allanaron oficinas de Cablevisión

El enviado del juez federal de Mendoza Walter Bento.
El enviado del juez federal de Mendoza Walter Bento.
La Gendarmería allanó la sede de la empresa Cablevisión, del Grupo Clarín, por una orden de la Justicia de Mendoza, en el marco de una denuncia presentada por "Supercanal", propiedad del Grupo Vila-Manzano, contra la fusión de la prestadora de TV por cable y Multicanal.

Medio centenar de efectivos ingresaron a las oficinas ubicadas en el barrio porteño de Barracas, en Hornos al 600, en búsqueda de documentación. También, según aseguran desde el Grupo Clarín, registraron bolsos de los empleados. Minutos después del allanamiento de la Gendarmería, se sumaron efectivos de la Policía Federal.

En el Grupo Vila-Manzano acusan a Cablevisión de hacer "abuso de posición dominante" en el mercado, en una violación a la ley de defensa de la competencia. La medida judicial busca retrotraer la fusión con Multicanal.

Con la orden en la mano, una veintena de efectivos llegaron a la sede pasadas las 9:30 en cuatro patrulleros de la Gendarmería y ascendieron hasta el noveno piso del edificio, donde están las oficinas administrativas de la firma. Allí, revisaron a cada uno de los trabajadores de la empresa y los obligaron a salir del lugar por unas dos horas, mientras buscaban información solicitada por la Justicia de Mendoza, que libró la orden de allanamiento.

Al finalizar el operativo, se vivieron momentos de tensión cuando empleados de la firma se enfrentaron a los interventores designados por la Justicia. El contador mendocino Enrique Anzoise, nombrado coadministrador interventor de la empresa de servicios de televisión por cable, se retiró en medio de agresiones e insultos, por los trabajadores de la compañía que expresaban temor a perder sus fuentes de empleo.

Por su parte, Ricardo Mastronardi, asesor letrado del interventor, aseguró que las autoridades de la empresa impidieron la ejecución de la medida judicial y aclaró que la decisión "está firme y debe ejecutarse".

Desde la empresa afectada apuntaron contra el Gobierno, al tiempo que acusaron al Grupo Vila de tener estrechos vínculos con la Casa Rosada. Además, afirman que el multimedio mendocino tiene lazos con la Justicia de esa provincia y que realizó un Forum Shopping (elección a dedo del juzgado) para embestir contra Cablevisión.

El gerente de comunicaciones de Clarín, Martín Etchevers, acusó al Gobierno de "querer prohibir a Cablevisión" y calificó los allanamientos como "absolutamente desmesurados e intimidatorios". En tanto, deslizó que la empresa estaría "intervenida". "Vamos a apelar a todas las instancias judiciales necesarias para que se revise este atropello", agregó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar