Productores de granos exigen que los puertos vuelvan a operar "urgente" tras 8 días de huelga

Política

Las cámaras de cultivadores de soja, trigo, maíz, sorgo y girasol rechazaron los ocho días de huelga de los sindicatos de aceiteros y recibidores de granos. "Corre riesgo la entrada de divisas y el abastecimiento del mercado interno", advirtieron.

Las cámaras de productores de soja, trigo, maíz, sorgo y girasol rechazaron los ocho días de huelga de los sindicatos de aceiteros y recibidores de granos en medio de la cosecha y reclamaron la suspensión las medidas de fuerza en los principales puertos del país.

“En plena cosecha de trigo y cebada la Argentina no puede darse el lujo de tener los puertos cerrados", titularon cuatro entidades agropecuarias en un comunicado conjunto.

“La Argentina está en un momento complejo y con una acuciante necesidad de generar exportaciones y empleo. Es el momento en que el Estado Nacional debe tomar el rol de árbitro para lograr solucionar las diferencias entre las partes y que los puertos vuelvan a operar en forma urgente”, agregaron.

El documento fue suscripto por Luis Zubizarreta, de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (Acsoja); Miguel Cané, de la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo); Juan Martín Salas, de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir), y Alberto Morelli, de la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (Maizar).

El miércoles 16 de diciembre el sindicado de recibidores de granos URGARA y la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, conducidas por Pablo Palacio y Daniel Yofra, respectivamente, decidieron extender la huelga iniciada la semana pasada en reclamo de mejoras salariales.

Los gremialistas anunciaron el paro en los puertos granarios del país continuará luego de ocho días de cese de actividades y sin haber llegado a un acuerdo con las cámaras empresarias, tras la última audiencia de 10 horas del lunes 14 de diciembre en el Ministerio de Trabajo.

Desde URGARA señalaron que "las cámaras han incumplido con los acuerdos firmados" ya que en el caso de Aceiteros, la revisión salarial del 2020 estaba prevista para el mes de agosto, mientras que con URGARA no firmó aumento para la paritaria anual que debiera regir desde julio del 2020.

Urgara Recibidores de Granos Sindicato.jpg
Pablo Palacio, del gremio Urgara, exhortó a los exportadores a cumplir con el acuerdo para el 2020 y ajustar el 25% que percibieron para llevarlo al 35%, en línea con la inflación proyectada para este año, además de pagar el bono anual de todos los años ajustado con la pauta firmada.

Pablo Palacio, del gremio Urgara, exhortó a los exportadores a cumplir con el acuerdo para el 2020 y ajustar el 25% que percibieron para llevarlo al 35%, en línea con la inflación proyectada para este año, además de pagar el bono anual de todos los años ajustado con la pauta firmada.

La Cámara de la Industria Aceitera (Ciara), que negocia la paritaria con los dos sindicatos, alertaron que hay 129 buques esperando cargar granos y subproductos, pero que no lo pueden hacer por la medida de fuerza. Se trata de barcos que deberían cargar 4,5 millones de toneladas por más de u$s1.600 millones.

En este marco, los directivos de las cámaras Acsoja, Argentrigo, Asagir y Maizar recordaron que durante el plazo de la medida las exportaciones agroindustriales de la Argentina se mantienen paradas. “Ello sucede en plena cosecha fina e impacta fuertemente al productor, pero también implica un enorme perjuicio para todos los productos y cada eslabón de todas las cadenas agroindustriales”, remarcaron.

Además, subrayaron que tantos días de huelga “daña profundamente al país pues corre riesgo la entrada de divisas y el abastecimiento del mercado interno de varios productos fundamentales, como los aceites, pollos y cerdo”.

Al mismo tiempo, las cuatro entidades del campo subrayaron que el “camino” para solucionar el conflicto es el “diálogo en paz” y sin medidas de fuerza y solicitaron la participación y “arbitraje” del Estado nacional.

“La medida sindical a través de un prolongado paro de actividades es el camino contrario a lo que necesita la Argentina en este momento. Es imperativo llegar a una solución. El Gobierno debe arbitrar todos los medios para lograr un acuerdo adonde el reclamo sindical sea razonable y acorde a la realidad del país y la respuesta de las empresas sea justa y equilibrada. El camino actual es una bomba de tiempo que nos aleja más de la salida de la crisis”, remarcaron.

Dejá tu comentario