Sabbatella reclamó a Bullrich esclarecer "lo antes posible" el ataque a militantes

Política

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se reunió con el líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, tras el ataque a tiros contra un local de ese partido, y subrayó que no se puede "aceptar que exista violencia política en el país".

Durante la audiencia en la sede del Ministerio, Sabbatella le transmitió "su preocupación" y le reclamó que se "esclarezca lo antes posible" el episodio, en el que resultaron heridas dos mujeres el sábado último en Villa Crespo.

"De ninguna manera podemos aceptar que exista violencia política en el país", recalcó Bullrich en un comunicado.

La funcionaria sostuvo que "el compromiso de este gobierno nacional es la paz y unir a los argentinos", a la vez que prometió trabajar "fuertemente para que se esclarezcan los acontecimientos y se identifiquen a los agresores".

Sabbatella, por su parte, pidió que el presidente Mauricio Macri "condene" el incidente y advirtió que existe un "contexto político" generado por "altas esferas del gobierno" por el "que este señor o señora (responsable del ataque) se siente habilitado" para disparar contra militantes.

"La ministra ha respondido que va a hacer el mayor de los esfuerzos (para dar con el autor del hecho) y comparte que fue una barbaridad", destacó el exfuncionario nacional, que concurrió acompañado por el jefe de bloque de legisladores porteños del Frente para la Victoria, Carlos Tomada, la referente de Nuevo Encuentro Gabriela Cerruti, y los legisladores Andrea Conde y José Campagnoli.

El exintendente de Morón enfatizó que se trató de un "intento de asesinato" y que "de casualidad" no se lamentó una muerte.

Tras señalar que Bullrich tuvo una "actitud correcta" durante la entrevista en la sede de Seguridad, en Recoleta, el dirigente kirchnerista valoró que la funcionaria "se comprometió a hacer todo lo que esté a su alcance para que esto se esclarezca".

No obstante, cuestionó al Gobierno por generar un "contexto" de "violencia discursiva y verbal" que -a su entender- deriva en situaciones de "violencia política e institucional", como el ataque al local de Nuevo Encuentro.

"Ese discurso agresivo que estigmatiza al militante, que lo asocia a la corrupción, a la grasa, a los ñoquis, a los vagos, a los que cooptan el Estado para obtener privilegios, ubica a la militancia como algo que la sociedad no necesita y de la que tiene que liberarse", argumentó Sabbatella, que mañana será recibido por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

A su turno, Tomada anunció que referentes del kirchnerismo porteño ya se reunieron con el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Fernando Martín Ocampo, a propósito del hecho, y destacó que el FpV organizará el sábado próximo quince actos, una por cada una de las quince comunas, con el objetivo de repudiar la violencia política contra la militancia.

Dejá tu comentario