Se agrava el conflicto en Corrientes: Policía sigue acuartelada y hospitales extendieron paro

Política

El conflicto salarial de policías y trabajadores de la salud se agravó hoy en Corrientes cuando fracasó un nuevo intento de negociación encarado por el gobierno y se endurecieron las medidas de fuerza.

La capital provincial se encuentra sin hospitales y comisarías funcionando mientras que en el interior provincial comenzaron a sumarse a las medidas de fuerza trabajadores de ambos sectores.

Médicos, enfermeros y administrativos de los cinco hospitales de la capital decidieron esta mañana extender el paro por cuatro días más, desde el lunes hasta jueves de la semana que viene, y garantizar únicamente la atención de casos de urgencias.

En una asamblea, también convocaron a una movilización hacia la gobernación para el miércoles próximo en reclamo de un salario básico de 600 pesos y en disconformidad con la suba del 20 por ciento anunciada el lunes pasado por el gobernador Arturo Colombi.

En tanto, la policía continuará por tiempo indeterminado acuartelada en el predio del Comando Radioeléctrico, sin prestar servicios de puestos fijos y patrullas en las calles y sin tomar denuncias de la gente en las comisarías.

El comisario Carlos Sotomayor, integrante de la plana mayor de la fuerza, se reunió esta mañana en el lugar de protesta con un grupo de quince efectivos y familiares de los manifestantes, y les pidió que levanten las medidas para abrir un canal de diálogo directo con el gobierno.

Pero la propuesta fue rechazada debido a que los acuartelados exigen un decreto que eleve de 1.100 a 1.500 pesos el salario mínimo de bolsillo y la renuncia del Jefe de la Policía, Rodolfo Fernández.

Mientras tanto, en la Gobernación dejaron trascender que se analiza "en forma permanente" la posibilidad de anunciar una nueva oferta para los que menos ganan en el sector.

Dejá tu comentario