Senado kirchnerista asegura control político de jueces

Política

El Senado aprobó ayer el proyecto por el que se establece el nuevo procedimiento para regularizar la situación de unos 190 juzgados que están hoy en manos de jueces subrogantes al no tener asignado un titular definitivo. Fue una victoria para el kirchnerismo que podrá seguir controlando el nombramiento de los conjueces que se harán cargo de los juzgados. Todo fue en tiempo récord: los senadores oficialistas apuraron la votación porque decían marcharían al acto de asunción de Néstor Kirchner en el PJ en el estadio de Almagro. No se vio a muchos de ellos en la concentración.

Ese mecanismo de sustitución de jueces había sido cuestionado hace un año por la Corte Suprema por inconstitucional, en un fallo que puso plazo hasta el 23 de mayo para solucionar la crisis judicial.

No fue la única crítica a ese procedimiento de reemplazo temporal de jueces por secretarios u otros jueces, que en muchos casos tienen sus ascensos pendientes del propio gobierno que es quien debe enviar al Senado las ternas seleccionadas por el Consejo de la Magistratura. De ahí la posibilidad que le dio al kirchnerismo el sistema de subrogancias para controlar jueces.

La Corte apuró al gobierno al pronunciarse en el caso «Rosza, Carlos A. y otro», el 23 de mayo de 2007. Fue entonces cuando estableció el plazo de un año para que se regularizara la situación de los conjueces.

Ayer el oficialismo se impuso en el recinto por 38 a 21 al votarse un proyecto del rionegrino Miguel Angel Pichetto y el santacruceño Nicolás Fernández que intenta salvar la situación antes que venciera el plazo que puso la Corte Suprema para solucionar la cuestión de los jueces subrogantes.

Así, el proyecto votado, que debe pasar por Diputados, determina el procedimiento de designación en los casos de recusación, excusación, licencia, vacancia de jueces u otro impedimento.

Para los casos de jueces de primera instancia nacionales o federales, la Cámara de la jurisdicción y el fuero correspondiente procederá a la designación de un subrogante de acuerdo al siguiente orden: un juez de igual competencia de la misma jurisdicción, teniendo prelación los jueces de las ciudades más cercanas; un juez de la jurisdicción más próxima, o por sorteo de una lista de conjueces confeccionada por el Poder Ejecutivo de acuerdo a lo dispuesto por este mismo proyecto.

En los casos que haya que subrogar a integrantes de la Cámara Nacional de Casación Penal o de las Cámaras de Apelaciones, Nacionales o Federales, se aplicará el procedimiento previsto en el artículo 31 del Decreto-Ley Nº 1285/58, y de no resultar ello posible, se realizará el sorteo entre la lista de conjueces.

  • Otro problema

    El listado de conjueces posibles de elegir, es otro problema. El Poder Ejecutivo confeccionará cada tres años una nómina que deberá contar con acuerdo del Senado.

    El kirchnerismo no aceptó en el debate de ayer ninguna de las propuestas de cambio de la oposición. Por ejemplo, el radical Ernesto Sanz pidió que los secretarios de los juzgados fueran «los subrogantes naturales», y que los reemplazos no duraran más de un año, lo que no fue aceptado. Fue cuando Sanz criticó las «presiones» políticas sobre los magistrados: «Esto sucede porque hay jueces cobardes, les pido que renuncien porque además cobran para eso sueldos que no cobra nadie en la Argentina».
  • Dejá tu comentario