Senado avanzó con la ley que blinda futuras restricciones por pandemia

Política

El kirchnerismo intentó aliviar el proyecto original, que contenía problemas de interpretación y chocaba con autonomías provinciales. Hubo retoques light. Se podrá forzar el cierre de escuelas.

En paralelo al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que prometió anoche Alberto Fernández con mayores encierros, el cristinismo senatorial aprobó y giró a Diputados la ley que blindará las restricciones que se gatillen desde la Casa Rosada por la pandemia del coronavirus. La vigencia de la norma sería hasta el 31 de diciembre próximo, tras descartar la frase “mientras dure la emergencia sanitaria”.

Después de más de cinco horas y media de debate, el proyecto en cuestión recibió 38 votos a favor y 26 rechazos. El Frente de Todos anunció leves modificaciones al dictamen original en el recinto para evitar trabas en la Cámara baja, donde el número no está cerrado. De allí las negociaciones que ya inició el kirchnerismo con sus usuales aliados en Diputados, como el siempre disponible José Luis Ramón, los lavagnistas, peronistas cordobeses y silvestres provinciales, entre otros.

Los retoques realizados por el kirchnerismo también intentaron pincelar, en una nueva interna, los problemas de interpretación y técnica legislativa de la exlegisladora y actual secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, creadora de la ley y los DNU. No obstante, los mismos no fueron suficientes para el opositor Juntos por el Cambio, que destrozó el proyecto en el recinto.

En resumen, la iniciativa recorre los DNU pandémicos y activa criterios epidemiológicos para tomar medidas ya conocidas en cuanto a circulación, transporte, escuelas, comercios y trabajo presencial-virtual en los lugares clasificados como de “Bajo”, “Medio”, “Alto Riesgo Epidemiológico y Sanitario”, y el de “Alarma Epidemiológica y Sanitaria”, el más grave de todos.

Para moverse de esas etapas, se tomarán los casos confirmados de los últimos 14 días y se compararán con las dos semanas anteriores a dicha foto. Las clases sí estarán suspendidas en zonas de “Alarma Epidemiológica y Sanitaria”, en todos los niveles y modalidades, pese al fallo de la Corte Suprema de Justicia a favor de la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires.

Grieta

Como miembro informante del kirchnerismo, la titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, María de los Ángeles Sacnun, recordó que un constitucionalista dijo, días atrás, que “normas similares en Alemania requirieron menor número de contagios para restringir derechos”, y agregó: “Se pretende preservar la estabilidad del sistema sanitario, que no colapse”.

No tardó mucho la oposición en responderle. El presidente de la comisión de Salud, el radical Mario Fiad, advirtió sobre la “escasa cualidad de la vía elegida -en clara referencia a la ley-, un maquillaje de incorrecta delegación legislativa con el sólo hecho de concentrar funciones en el Ejecutivo para ir por todo”.

Por otra parte, Fiad dejó claro que la designación de zonas a través de casos comprobados tiene “sesgo de origen e impactará en la razonabilidad de las medidas”, debido a las amplias diferencias de muestras representativas y testeos que realizó el Gobierno desde el inicio de la pandemia.

En tanto, el también opositor Pedro Braillard Poccard señaló que el proyecto es “innecesario y extemporáneo”, y aseveró: “¿Qué creen que estamos haciendo en las provincias desde que arrancó todo? Por el amor de Dios”.

Braillard Poccard además remarcó que tiene “derecho a pensar de que no se está cumpliendo la tarea de la Nación, que es la compra de vacunas”, y quiso saber “cuál es el porcentaje de vacunados con segunda dosis”. Como si fuera poco, no se olvidó de reiterarle al kirchnerismo que “con la cuarta parte de muertos, en el Senado se discutían las reformas judicial y del Ministerio Público Fiscal”.

Desde el interbloque federal, Lucila Crexell hizo foco en las “pésimas decisiones estratégicas” y el “descalabro sanitario, económico y social” al que se llegó después de un año, con “hechos que socavaron el capital confianza ciudadana”. La senadora neuquina después resaltó que la “delegación de poderes públicos no resuelve nada”, con una gestión kirchnerista que “no estaba ni está en condiciones de administrar”, por el Gabinete que comanda Santiago Cafiero, a quien se lo espera desde hace meses en el Congreso.

Sobre el final del debate, el jefe del Frente de Todos, José Mayans, manifestó: “Estamos en estrategia sanitaria y la oposición, en estrategia electoral. No estamos para especulaciones y vamos a seguir trabajando para acompañar a nuestro gobierno”.

Dejá tu comentario