Sesión de alto voltaje en Senado: debate firma de Cafiero y el manejo de las escuchas judiciales

Política

Enojos opositores por cuestiones no relacionadas con el coronavirus. Alerta por avance contra DNU macrista para voltear el traspaso de escuchas a la Corte Suprema de Justicia. Se blindarán poderes al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para que maneje partidas megamillonarias a gusto.

El Senado realizará hoy una sesión virtual de alto voltaje. Desde las 14, el oficialismo intentará avanzar con una agenda que incluye temas relacionados no sólo con el coronavirus -tal como marca el protocolo para trabajar de manera telemática en el recinto-, sino con medidas adoptadas durante el macrismo que nada tienen que ver con la pandemia, como por ejemplo, el rechazo al Decreto de Necesidad y Urgencia que trasladó a la Corte Suprema de Justicia el organismo de escuchas telefónicas, que pese a tener dictamen fue llevado la semana pasada, en una estrategia polémica, a la comisión bicameral de Trámite Legislativo para un nuevo despacho a gusto del kirchnerismo.

La agenda en cuestión también involucra a otros DNU, como el que le dio aún más poderes al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para que maneje con libertad partidas megamillonarias en medio de la pandemia. Esta decisión es rechazada por la oposición, aunque entra en la bandeja de cuestiones habilitadas para debatirse en el recinto. Con una cómoda mayoría en la Cámara alta, el kirchnerismo puede blindar cualquier DNU que envíe el Gobierno.

Para ser derogados, los DNU necesitan el rechazo de ambas cámaras, y de allí la importancia y la relevancia que tomará Diputados en caso de que transcurra sin inconvenientes la sesión de hoy. Con un panorama más parejo y sin una mayoría propia, el kirchnerismo tendrá que “negociar” para “convencer” a bloques menores como el lavagnismo y el que maneja el mendocino José Luis Ramón.

Llevar esta polémica al recinto obedece a dos cuestiones: desactivar con reinterpretaciones las trabas que el protocolo aprobado en el Senado impone a temas no relacionados con el coronavirus en el recinto -por 60 días para trabajar de manera virtual desde su aprobación, semanas atrás, y que puede ser prorrogado-, y limar a la oposición macrista, que al cierre de esta edición continuaba en plena discusión sobre qué postura adoptar.

Por caso, si el interbloque de Juntos por el Cambio decide no avalar la discusión de iniciativas alejadas de la pandemia, hoy no darían los dos tercios para habilitar el dictamen de la ley de alquileres -hay cobertura actual con DNU que gatilló Alberto Fernández-, ya que fue despachada este martes y aún no tiene los siete días reglamentarios para aterrizar en el recinto. Detrás de esta instancia aparecen dudas no sólo de la oposición, sino también del oficialismo con respecto a este proyecto, que dio varias vueltas y sigue presionado por distintos sectores involucrados, que genera más dudas que certezas en los legisladores. Horas atrás, direccionaban la lupa hacia un artículo sobre la indexación en montos mensuales a pagar y eventuales trampas que ocurrirían por el apuro para sancionar el texto.

“La situación de la salud, de las pymes, de los profesionales, el acceso a los alimentos y servicios básicos. Necesitamos llevar mayores certidumbres en este contexto y no forzar temas que nos dividan, que violan el reglamento y los acuerdos ya dados, que pretendan desviar la atención de lo que realmente quita el sueño a todos”, señaló ayer la senadora radical Silvia Elías de Pérez (Tucumán) en rechazo al plan de acción K.

Atado a toda la polémica se encuentran varios DNU sin conflicto y un proyecto sobre educación a distancia, que ya fue votado por Diputados y cuenta con dictamen y acompañamiento amplio. La que aún deberá esperar es la ley de recetas digitales, que el Senado prefirió evitar y ni siquiera la llevó a comisión esta semana.

Mientras tanto, Diputados sostiene una semana de calma y espera definiciones por la nueva ley de economía del conocimiento -hay tironeos en Gobierno, pese a dictamen de consenso-, y al archiprometido y multioperado impuesto a la riqueza.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario