"Si Béliz me presenta ese plan, lo echo"

Política

El radicalismo acusó ayer al gobierno de fingir el tratamiento de una nueva ley de coparticipación federal de impuestos cuando en realidad sólo marcha hacia un nuevo Pacto Fiscal para salvar la interna de los gobernadores peronistas. La definición partió de Roberto Iglesias, ex gobernador de Mendoza, que también fue crítico con Gustavo Béliz: «Si yo fuera gobernador y me presentan un plan de seguridad como el que lanzaron, yo a ese ministro lo echo del gobierno a patadas».

Los radicales, en su carrera por reafirmarse como principal polo opositor -tal la directiva que se aprobó en el comité nacional partidario a fin del año pasado-se reunieron ayer convocados por Espacio Autónomo, línea capitalina liderada por Enrique Olivera, para discutir sobre coparticipación federal y desarrollo.

También se habían reunido el martes en el Club Español para discutir otro tema ríspido para el gobierno: la crisis energética argentina. Allí el punto más duro de la discusión pasó por la idea del gobierno de crear una nueva empresa estatal de energía.

Ayer, los radicales se preguntaron, en discursos de
Iglesias y Angel Rozas, si «el gobierno en realidad pensó en algún momento sancionar una nueva ley de coparticipación».

La idea de los radicales, que ya se había instalado también en la reunión de duhaldistas de San Vicente, es que Kirchner no quiere discutirla seriamente, sino que ha montado un ensayo de negociación por las presiones de la interna del PJ. Pero que en definitiva sólo se terminará firmando un nuevo pacto fiscal para repartir fondos y cargas para cumplir parcialmente una de las exigencias del FMI.

«Lamentablemente todo esto está marcado por repartirse las migas del estancamiento, cuando el desafío sería que se repartieran los frutosdel crecimiento»,
dijo Iglesias. «Pero para eso tendría que existir un plan nacional que hace años en la Argentina no existe vocación de instalar.»

• Inverosímil

Pero la coparticipación no fue el único punto de ataque al gobierno. Todo el patriciado radical con Olivera, Elba Roulet, Julio César Strasera, José María García Arecha, Alfredo Vítolo, Ricardo Gil Lavedra, Raúl Baglini y Víctor Fayad a la cabeza, escuchó cuando Iglesias se acordó del plan de seguridad de Béliz:«Las propuestas de seguridad son inverosímiles. Se dispone un comité de crisis que en la práctica establece que si yo en Mendoza tengo un secuestro, tengo que pedir se forme un comité nacional con delegados de la Capital que no tienen la más mínima idea de lo que pasa en Mendoza. Eso es un rejunte de ideas, pero no un plan» dijo. «Si yo fuera gobernador y me plantea esto, lo saco a patadas.»

También hubo tiempo en el encuentro en el Centro Argentino de Ingenieros para criticar a Julio De Vido por la adjudicación directa de la obra del gasoducto por u$s 1.000 millones. Rozas, para ponerse claramente en la oposición, terminó sentenciando: «Las señales que da el gobierno de Kirchner son una nueva frustración como las muchas que vivimos en la Argentina. A un año de gobierno, propuestas de fondo no hay ninguna».

Dejá tu comentario