Una jornada electoral marcada por una intensa ola de frío polar

Política

Los porteños votaron en una helada jornada de vacaciones de invierno en la Ciudad de Buenos Aires, lo que demoró la afluencia a las urnas hasta entrada la tarde, aunque finalmente la participación fue superior al balotaje de 2007 y estuvo dentro del promedio histórico en el distrito.

Con temperaturas que no superaron nunca los 10 grados, los vecinos salieron a la calle enfundados en varias capas de abrigo y, los más afortunados, concurrieron a las escuelas en auto, con lo cual la Capital Federal mostró una circulación similar a la de un día de semana pero repartida en los barrios.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia, que siguieron a través de la jornada el nivel de participación a través del Correo Argentino, indicaron que hasta las 16.00 había votado sólo el 54 por ciento.

Por lo tanto, la mayor afluencia a la urnas se registró en la última hora antes del cierre y el número final de asistencia fue del 72,18 por ciento, contra el 73,15 de la primera vuelta.

Los votos en blanco, en tanto, sólo alcanzaron el 2,38 por ciento, mientras que los nulos el 2,78 y los impugnados el 0,23, de acuerdo a los datos del escrutinio provisorio.

Además, por razones que también atribuyeron al frío, las fuentes indicaron además que hubo demoras en la apertura de varias mesas: recién pasadas las 9.00 el TSJ envió a los medios el telegrama que informaba que "la totalidad de los establecimientos de votación" estaban en funcionamiento.

Mauricio Macri acudió temprano a la Universidad CAECE de Avenida de Mayo 866, en el barrio de Monserrat, y expresó su deseo de comenzar a tender "puentes de diálogo" con la presidenta Cristina Kirchner con miras a una eventual gestión -que lo tenga como líder- desde 2011 hasta 2015 en la Ciudad.

Tras desayunar en el tradicional café Tortoni, el jefe comunal cruzó la avenida y votó alrededor de las 10.00, en momentos en los que la sensación térmica era de apenas 1 grado en la Capital Federal, que amaneció cubierta por la ola de frío polar que afecta a gran parte del territorio nacional.

Macri, que se mostró confiado en poder renovar su mandato, destacó la importancia de mantener una relación más fluida con la Casa Rosada y sostuvo que "la gente espera un diálogo" entre las fuerzas políticas.

En tanto, su compañera de fórmula, la ministra de Desarrollo Social de la Ciudad, votó hacia las 11.30 en Villa Lugano: "Para nosotros, ya es un triunfo como hemos llevado adelante esta campaña", expresó Vidal, acompañada por el legislador porteño Cristian Ritondo.

A pesar de vivir a seis cuadras de la escuela y a diferencia de la caminata de la primera vuelta, el kirchnerista Daniel Filmus también eligió el auto para trasladarse por la mañana al lugar de votación en el barrio de Colegiales.

Allí, destacó el "enorme trabajo" de campaña del Frente para la Victoria y advirtió: "Sea cual fuera el resultado, vamos a trabajar todos juntos por una Ciudad mejor, más democrática, más participativa".

"Pino" Solanas también acudió a las urnas para cumplir con su "compromiso cívico" y acusó al Gobierno nacional de haber impulsado una "campaña sucia" antes de los comicios porteños, al tiempo que reiteró que dejaba en libertad de acción a sus seguidores a la hora de votar.

"El Gobierno nacional ha venido haciendo campañas sucias a través de Canal 7, de ´6-7-8´, todo el año. Ha destrozado a todos los opositores, cambiándoles el discurso, modificándoles el discurso", remarcó el diputado, que esta mañana sufragó en un establecimiento de Retiro.

Dejá tu comentario