La UOM, más cerca de un acuerdo salarial en línea con la pauta oficial

Política

El gremio que conduce Antonio Caló ratificó su pedido de 35% de aumento y las empresas llegaron a ofrecer ayer tres puntos menos.

La industria quedó más cerca de sellar su primera gran paritaria de este año con el avance de ayer en la negociación entre la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y las cámaras empresarias de la actividad, alineada con la expectativa del Gobierno. Los empleadores ofrecieron un incremento de 32%, igual que la pauta sugerida por la administración de Alberto Fernández, frente a los tres puntos más que reclama el gremio que conduce Antonio Caló. La discusión es clave por contemplar los ingresos de unos 200 mil operarios industriales y ser la que pondrá un mojón de referencia para el resto de los debates en los ámbitos fabriles.

Ayer hubo una nueva audiencia convocada por el Ministerio de Trabajo. La mayor distancia entre el pedido gremial y la oferta de los empresarios no pasa por el nivel de incremento sino por el mecanismo de distribución de las cuotas. Mientras el sindicato reclamó el 35% en dos tramos las entidades patronales plantearon fraccionar su propuesta en tres tramos y llevar el último a diciembre. La de la UOM es la primera paritaria masiva en poner a prueba el criterio impulsado por la Casa Rosada para su acuerdo de precios y salarios, que contempla ajustes salariales de tres o cuatro puntos superiores a la inflación de 29% plasmada en el Presupuesto 2021.

Hasta ahora el Ejecutivo logró encarrilar bajo sus parámetros las discusiones salariales de la Asociación Bancaria (29% con dos revisiones), los docentes (34,6 por ciento), los encargados de edificios, Luz y Fuerza y el personal de las empresas de gas (todas con 32 por ciento). En cambio, sigue el suspenso en paritarias masivas como las de Sanidad (el sindicato que encabeza Héctor Daer amenaza con medidas de fuerza apenas culminada la actual conciliación obligatoria) y Alimentación (FTIA), que hoy a las 10 marchará a la sede de la principal cámara empresaria del rubro (CIPA) para protestar por la falta de avances. También resta la de Comercio, con más de un millón de empleados contenidos, que habitualmente cierran en privado Armando Cavalieri y los jefes del sector empleador.

En el caso de la UOM la discusión tiene un componente extra: el gremio reclamó elevar hasta 40% el incremento para el ingreso mínimo garantizado, un ítem incorporado al convenio colectivo en los últimos años y que hace las veces de sueldo de arranque. El denominado Ingreso Mínimo Global de Referencia es en la actualidad de $44 mil y el sindicato pretende estirarlo a 61.600 pesos con el argumento de que así podría cubrir la canasta básica para una familia tipo.

La negociación tiene como contrapartes del gremio la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA), el sector autopartista (AFAC), las fábricas de aluminio (Caiama), las pyme (Camima), el sector de línea blanca (Fedehogar) y las terminales electrónicas de Tierra del Fuego (Afarte). Ante la falta de acuerdo la cartera laboral ordenó pasar a cuarto intermedio y convocó para una nueva audiencia para el viernes a las 14. En paralelo con el arranque de la paritaria el sindicato debió lidiar con una sucesión de conflictos que sostuvo el Grupo Techint con los trabajadores de varias de sus plantas de Siderar y Siderca, sus dos principales ramas industriales, con despidos, rebajas salariales y suspensiones.

Dejá tu comentario