Vacuna I: Pfizer reconoció problemas por ley, pero dejó abierta negociación

Política

La oposición criticó al Gobierno por no haber concretado un acuerdo que podría haber dejado ocho millones de dosis en los últimos siete meses.

El médico y representante de Pfizer en la Argentina, Nicolás Vaquer, aseguró ayer en Diputados que las frustradas negociaciones entre el laboratorio y la Argentina se deben a que la actual legislación local presenta un “marco no compatible”.

Vaquer no sólo ratificó así los problemas con la ley que sancionó el Congreso a fines de 2020, sino que además deslizó que las trabas exceden a la palabra “negligencia” que aparece en la normativa votada por oficialismo y oposición.

El representante de Pfizer también dejó claro que los acuerdos confidenciales con el Poder Ejecutivo ocurrieron meses antes de la sanción de la ley, por lo que el Frente de Todos estaba en conocimiento de las complejidades de dicha iniciativa.

De hecho, esta situación generó un cruce entre el kirchnerismo y el jefe de Juntos por el Cambio en la Cámara baja, Mario Negri. El legislador radical más tarde recordó que fue el exministro de Salud Ginés González García.

Tiempo atrás, el exfuncionario manifestó: “Si con alguna firma ha sido generosa la Argentina, ha sido con Pfizer. Les ofrecimos la estructura para que hicieran el estudio clínico acá, hubo condiciones contractuales para las cuales hicimos una ley y hubo alguna cosa de la ley local que no encaja con lo que ellos quieren. Y la verdad es que es muy difícil para nosotros hacer otra ley”.

En las últimas horas, el titular de la comisión de Salud de Diputados, Pablo Yedlin, señaló que si bien las negociaciones siguen en pie, es el Ejecutivo el que tendrá que avanzar con una solicitud para modificar la ley, y que a pesar de que la vacuna sirve para otro rango de edades -destacó su funcionamiento y el profesionalismo del laboratorio-, hoy no serían convenientes “por precio y logística”.

Ocho millones, 13 en total

Según detalló Vaquer, 13 millones de vacunas iban a llegar en distintas etapas: un millón, en diciembre de 2020; dos millones, durante el primer trimestre de 2021; cinco millones, en el segundo trimestre del corriente años y, el resto, en el segundo semestre. Es decir que, en los últimos siete meses podrían haberse aplicado en el país -si se cumplía dicho contrato- ocho millones de dosis.

“Hubo primero un error original del Gobierno de promover una ley que no se ajustaba a los parámetros objetivos de la negociación, y después mostraron terquedad para no impulsar su modificación y poder comprar las vacunas que ofreció Pfizer”, sostuvo la radical Claudia Najul. En tanto, su compañera Karina Banfi aseveró que las dosis en cuestión “hubieran significado un panorama totalmente distinto a esta altura del año, con una segunda ola que no afloja y un nuevo récord de ocupación de camas de terapia intensiva”.

Sin picardías

Vaquer expresó que “durante toda la negociación, en ningún momento hubo pedidos de pagos indebidos o exigencias de intermediarios” de parte del Gobierno argentino. “Pzifer no tiene ningún interés en intervenir en los bienes del Estado”, agregó.

Dejá tu comentario