Votó ayer Diputados acumular las penas

Política

Los diputados aprobaron ayer en general uno de los proyectos más importantes dentro del paquete para combatir la inseguridad: la acumulación de penas que permite sumar sentencias hasta 50 años, aunque en la madrugada la línea garantista del PJ intentaba limitarlo a 40 años. Hubo ásperos debates con radicales, izquierdistas, aristas y hasta los transversales de Néstor Kirchner, que se niegan al aumento de sanciones penales. Pero finalmente el peronismo logró imponer el número y destrabó la sesión. También se sancionaron restricciones a la libertad condicional para delitos graves. Habrá cadena perpetua más rigurosa para casos de robo, secuestro y violación seguida de muerte. Todos los proyectos estaban incluidos en el listado que Juan Carlos Blumberg entregó al Congreso.

La Cámara de Diputados aprobó anoche en general -y comenzó un largo debate en particular- los proyectos que modifican tres artículos del Código Penal endureciendo las condiciones para otorgar libertad condicional y estableciendo un sistema de acumulación de sentencias.

La sesión especial comenzó cuando el justicialismo consiguió los dos tercios de votos necesarios para habilitar el tratamiento en el recinto de las iniciativas contra la inseguridad. El miércoles el oficialismo había fallado en un intento similar frente al resto de los bloques que se negaban a tratar las iniciativas sobre tablas, ya que no cumplían los tiempos reglamentarios para habilitar su tratamiento con mayoría simple. El PJ tuvo ayer la ayuda de los partidos provinciales y el interbloque Provincias Unidas que lidera Adolfo Rodríguez Saá.

Los proyectos que se debatieron ayer son parte de las iniciativas que reclama Juan Carlos Blumberg en su petitorio. El padre del joven asesinado llegó una hora después de iniciada la sesión y se instaló en el palco bandeja,como en otras ocasiones, para seguir la marcha del debate.

El primer tramo de la sesión tuvo el clima más tenso del día. El PJ anunció la intención de habilitar con mayoría simple la discusión sobre tablas, cuando el reglamento indica que se necesitan dos tercios. Frente a esa intención el radicalismo, la izquierda, el ARI, los socialistas, los kirchneristas transversales y hasta los propios provinciales se quejaron con fuertes críticas al avasallamiento del reglamento por parte del oficialismo.

Incluso el kirchnerista no peronista Miguel Bonasso pidió la palabra para expresar su posición opuesta al peronismo y reclamó:
«Este país no puede ser manejado por los medios, sino por las instituciones».

• Poco consenso

Más allá de la cuestión reglamentaria todos demostraron el poco nivel de consenso que existe en el Congreso sobre las leyes contra la inseguridad que se están votando, incluso en los hombres más cercanos al presidente de la Nación.

Haciendo uso de una estrategia clásica del PJ, bien conocida por el radicalismo, los peronistas utilizaron todo el tiempo que insumieron las protestas institucionales de la oposición para terminar de acercar al recinto a los diputados propios.

Fue entonces cuando el presidente del bloque del PJ, José María Díaz Bancalari, aceptó que se habilite el tratamiento de los temas con el voto de los dos tercios porque, para ese momento, el PJ había conseguido el número necesario.

Tras ese debate, el justicialismo consiguió comenzar el debate al obtener 157 votos, contra 70 que pudieron reunir radicales, socialistas, el ARI, Izquierda Unida y kirchneristas. Así, no se cumplió ninguna de las amenazas de la oposición de abandonar el recinto si se violaba el reglamento.

Dejá tu comentario