Ya hay más de 1.200 causas en la Justicia por violar aislamiento

Política

La tendencia de expedientes abiertos es decreciente, pero preocupa a las autoridades. Son denuncias tanto por incumplir la cuarentena como por desacato a la autoridad. Contracara: violencia doméstica o de género.

El Ministerio Público Fiscal ya lleva iniciadas 1.211 causas penales, en el capítulo judicial del intento de control sobre la cuarentena dispuesta para evitar la propagación del Coronavirus. El conteo de expedientes va en paralelo al accionar del Ministerio de Seguridad a través de los distintos operativos llevados a cabo en retenes, pero tiene estrecha relación con la estrategia oficial desplegada para fomentar el temor a la sanción para evitar infracciones al DNU que restringió la movilidad, dictado por el presidente Alberto Fernández. Todas estas causas tendrán su epílogo una vez pasada la cuarentena, pero apuntan a disuadir a la población de tomar a la ligera los controles. Es parte de una suerte de pacto tácito entre el Gobierno y los tribunales, cuyo acompañamiento motivó conversaciones subterráneas para intentar aceitar un mecanismo efectivo que pudiera contener desbordes.

Esos expedientes abiertos son principalmente por dos delitos contenidos en el Código Penal: el 205 y el 239. El primero prescribe que se impondrá prisión de seis meses a dos años al que violare las medidas impuestas por la ley o por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia. Hasta ayer, unas 1.021 personas estaban acusadas de haber violado la cuarentena, siendo que hasta las 18, unas 112 habían sido detectadas en esta conducta, un número sensiblemente menor que en los dos días anteriores, que se habían registrado 192 y 143 respectivamente. La tendencia era decreciente, un dato que alentó a las autoridades de Seguridad presidida por Sabina Frederic que ayer volvieron a reunirse para monitorear el comportamiento social en lo que era considerado la prueba de fuego: el regreso a la actividad “habitual”, luego de lo que era un fin de semana largo contenido dentro del receso de excepción. Había dos alas en el oficialismo. La que propugnaba por un endurecimiento de los controles y mayor rigurosidad para evitar desbordes. Y otro sector de Seguridad que sugería multas no penales, e inspecciones laborales que complementen la batería de medidas ya lanzadas.

El artículo 239 es básicamente el de desobediencia a la autoridad y registraba 180 imputaciones. Quienes incurrieron en ambos delitos, acumulados hasta ayer, desde el inicio de vigencia del DNU totalizaban 10 casos. Esto no incluye un artículo de mayor gravedad -el 202- por el que por ejemplo fue acusado Luca Singerman, que prescribe una pena de 3 a 15 años a quien propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa. Quienes hubiesen violado la cuarentena y luego resultasen portadores de la enfermedad podrían ingresar en el mismo cuadrante que el turista del Buquebus. El total de casos abiertos por denuncias de violación de la cuarentena durante la jornada de ayer hasta el corte de la tarde llegaba a los 115 casos.

Según los registros, la Justicia observa la evolución de un número que genera la contracara de las medidas de aislamiento: las alertas por violencia doméstica o violencia de género, en parte agudizadas por las condiciones de confinamiento de agresores con sus potenciales víctimas. Hasta ahora, de acuerdo con la estadística registrada en el Ministerio Público Fiscal. El pico ocurrió el primer día de vigencia del DNU con 41. Esa cifra fue decreciendo con el correr de los días. El 21 de marzo se registraron 11. Al día siguiente 15, mientras que en los dos días subsiguientes el número de denuncias se mantuvo en 17 cada uno. Ayer, hasta el corte del mediodía se habían registrado 25, aunque es una estadística que se reporta de manera diaria a las autoridades judiciales que permanecen activas y de guardia durante la feria extraordinaria por motivos sanitarios. El de ayer, es el segundo registro más alto de uno de los efectos adversos que ha desatado el aislamiento obligatorio.

Los retenes son otra vía de entrada para las “notificaciones” para los que incumplen la orden. Desde el 20 de marzo, las fuerzas federales se detuvieron a 2.226 personas, mientras que se aprehendieron 20.403, obligadas luego a retornar a sus hogares por parte de las fuerzas de seguridad. Los vehículos revisados y secuestrados hasta el feriado del 24 de marzo totalizaron 543. Esa sanción cupo para todo aquel que estuviese circulando sin motivación y sin poseer autorización contenida en las excepciones del DNU. Se habían requisado para ello un total de 81.006 vehículos. A los que figuran como “detenidos” en los registros no son apresados, sino que se le da intervención al Poder Judicial que dispone de qué forma se sancionará a quien incumplió con el aislamiento social obligatorio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario