"Yo no doy señales a los mercados, doy racionalidad para la sociedad"

Política

La Presidente Cristina de Kirchner se mostró muy enérgica en defender la gestión de Miguel Galuccio al frente de YPF y la creación de la comisión que regulará el sector energético. En el acto y como una señal para el mercado anunció la suba del precio del gas para el productor y que por aumento de la producción habían bajado las importaciones de combustibles (ver aparte). La primera mandataria se alegró que con la firma de los gobernadores se puso en marcha la Ley de Hidrocarburos que asigna a las provincias petroleras el 25 % de las acciones de YPF. A lo largo de una hora de discurso en ocasión de la inauguración de una planta de gasoil en la localidad de Ensenada en La Plata, explicó que existe la intención de "crear malestar en la sociedad".

En este sentido, puso como ejemplo que le llamó la atención que el año pasado antes de las elecciones "había largas colas para cargar combustible" cuando, hoy y en base a la información que acceden por estar al frente de YPF, saben que no había razones objetivas que explicara dicho faltante. También afirmó que las últimas noticias referidas a la empresa hidrocarburífera a la que se sumó la información de que Galuccio "había presentado su renuncia" tuvo toda la intencionalidad de perjudicar a la empresa. En este marco, hizo referencia al decreto 1277 que en su momento fuera interpretado como una medida que atentaba contra empresarios interesados en invertir. "Que los que tenían un temor sobre el decreto 1277 lo disipen", afirmó la jefa de Estado y anunció que por ese acuerdo se fija con carácter de "imprescriptible e inalienable que las regalías le corresponden a provincias".l

Este decreto 1277 -dispuesto en la reglamentación de la Ley 26.741- crea la Comisión de Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas (CPCE) presidida por el secretario de Programación Económica, Axel Kicillof. Ciertas provincias petroleras dejaron trascender cierto temor por el amplio poder que tenía Kicillof y también que la Nación pudiera avasallar potestades provinciales.

La jefa de Estado aseveró que "jamás afectaría a las provincias" y recordó su origen santacruceño y provincia petrolífera. Defendió que esta norma no ahuyenta inversores ya que en Brasil y Colombia tiene medidas regulatorias mucho más rígidas. En este contexto fue que afirmó: "Que nadie los engañe, que nadie los asuste. Tengan la certeza que esta presidenta no va a tomar medidas que afecten el interés del pueblo argentino", además agregó: "Yo no doy señales a los mercados, doy racionalidad para la sociedad".

Explicó que ella gobierna para "los 43 millones de argentinos, empresarios; comerciantes, empresas de origen extranjero pero que son argentinas porque están en el país". De esta manera envío un mensaje al mundo empresario en el sentido que no hará nada que conspire contra el crecimiento. Cristina reiteró que el camino "es el seguir logrando que haya mayor inclusión social, que se pueda conservar el empleo". En este punto cuestionó a los que sostienen que la economía se está desacelerando.

Admitió que esta dispuesta a rectificar las decisiones que hagan falta porque "no tenemos que enamorarnos de todas y cada una de las cosas que hacemos de lo único que tenemos que enamorarnos es lo que nos hizo entrar a la política que es la de transformar la realidad" pero enfatizó que las medidas "nunca van a perjudicar al pueblo argentino".

Criticó a quienes sostienen que las decisiones que toma el Gobierno afecta el crecimiento: "Hay una lógica que lo que hacemos acá desacelera la economía". Hizo referencia a las limitaciones a las importaciones y defendió al secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Luego dirigiéndose al auditorio preguntó con ironía.:"¿Hay que hacer lo que están haciendo en Europa o EEUU? Si está mal lo que están haciendo allá y lo que estamos haciendo acá, ¿qué es lo que hay que hacer?". Para luego invitar a los detractores que si tienen la solución por qué "no explican lo que harían, o por qué si tiene la solución no lo explican en Europa o en EEUU e indirectamente nos ayudan a nosotros a mejorar?", se preguntó.

• Cadena nacional

Para justificar que ya lleva 13 cadenas nacionales en lo que va del año, Cristina contó que cuando inauguró el Plan Sumar que brinda asistencia médica a niños y adultos con una inversión de 400 millones de dólares, "no mereció ninguna línea". La Presidente defendió la trasmisión por la Cadena Nacional "porque si no, nadie se enteraría de las cosas que hacemos".

En el Gobierno están convencidos que ciertos medios de comunicación conspiran contra el "modelo". En este marco, cuestiones como la inflación, datos económicos diferentes a los oficiales, y toda aquella noticia que pueda ser interpretada como un cuestionamiento es leída, la mayoría de las veces, como que tiene la intencionalidad de "crear malestar en la sociedad" como dijo en su discurso Cristina.

Pero es la primera vez que la jefa de Estado reclamó que debería haber "una ley de ética pública para el cuarto poder". Si bien consideró que es imprescindible desestimó que su Gobierno vaya a propiciar la presentación de esta iniciativa. "No esperen que la mande al Congreso el Poder Ejecutivo, no pienso mover un dedo", aseguró. A juicio de Cristina son los propios periodistas quienes deben efectuar dicho proyecto de ley.

Esta recomendación la hizo pues denunció que existen periodistas que reciben dinero de empresas y mencionó que en YPF se destinaban fondos para publicidad a medios y /o periodistas que "no era emitida".
A juicio de Cristina es importante conocer "si reciben dinero de alguna empresa, que lo digan, o si tienen alguna intención política". En un momento dado, aclaró que se refería a que existían algunos "casos de una mala praxis profesional" y precisó que se refería a ciertos periodistas "estrellas" de la comunicación.

Insistió que su Gobierno no piensa hacer nada al respecto: "esta discusión no la tenemos ni el Ejecutivo ni la tienen que dar los políticos". Finalmente reiteró que a su juicio jamás hubo en la Argentina tanta libertad de prensa como desde el 2003 a la fecha y comentó: "lo que han dicho de Néstor Kirchner y de ésta Presidenta, no lo han dicho de ningún Presidente, ni de los que vendieron al país, ni los que se fueron en helicóptero con 30 muertos".

Terminó el discurso oficial anunciando una "buena noticia" la instalación en puntos aislados del país de módulos de abastecimiento social de naftas, que serán alimentados por energía solar. Volvió a la Casa Rosada donde la mesa directiva de la CTA (Central de Trabajadores Argentinos) y sus representantes provinciales la esperaban en el Salón de las Mujeres para conversar con Cristina sobre las necesidades que tiene el sector obrero. Un dato, participó del encuentro el Metrodelegado, Roberto Pianelli al tiempo que se conocía la decisión del gobierno porteño de dictar la conciliación obligatoria en el conflicto en los subterráneos.

Dejá tu comentario