Mundo

Presentaron en Nueva York 262 demandas contra la Iglesia por abuso sexual a menores

Un estudio de abogados llevó a cabo la denuncia, una vez que entró en vigor la ley denominada "ventana al pasado", que permite a las víctimas demandar por estos delitos aunque hayan prescripto.

Nueva York - Un estudio de abogados de Nueva York presentó ayer más de 250 denuncias por abusos sexuales a menores de edad contra la Iglesia, una vez que entró en vigor la llamada “ventana al pasado”, que permite a las víctimas demandar por estos crímenes aunque hayan prescripto.

El estudio Jeff Anderson & Associates hizo públicos los 262 casos en todo el estado de Nueva York en una conferencia de prensa, donde el abogado que da nombre a la firma, Jeff Anderson, insistió en que ya “era hora” de hacer algo contra los abusadores.

“Hoy es un nuevo día, un día de esperanza”, anunció Anderson, flanqueado por dos de las víctimas a las que su estudio representa, así como varios de los letrados que trabajaron con en este caso.

“¿Por qué pudieron hacer esto los supervivientes y por qué podemos estar hoy aquí junto a ellos en Nueva York? Porque la ley de víctimas infantiles ha entrado en vigor...”, señaló.

Dicha ley, aprobada en enero pasado y que entró en vigor ayer, incluye una “ventana al pasado” de un año, hasta el 14 de agosto de 2020, que permite que aquellos que no pudieron demandar anteriormente a sus abusadores lo hagan ahora.

Además, el texto habilita a las víctimas de abusos a abrir un proceso civil hasta los 55 años y presentar cargos penales hasta los 28, frente a los 23 que permitía la ley anterior.

Una de las denunciantes, Bridie Farrell, aseguró que su lucha para que esta ley salga adelante le permitió conocer a gente que fue abusada y que no era consciente de ello.

“Me encontré con tanta gente, sobre todo de 60 o 70 años, preguntándome sobre mi caso y diciéndome ‘esto es lo que me pasó en el baño de una estación de servicio. ¿Fui abusado cuando era niño?’”, explicó la mujer, de 37 años, también demandante por abusos sufridos entre 1997 y 1998.

“Hoy los sobrevivientes como yo en todo Nueva York pueden presentar una demanda para que nuestros abusadores se responsabilicen de lo que hicieron y también cualquier institución que permitiera que eso sucediera”, dijo.

Otra de las víctimas presentes, Joseph Caramanno, que denunció haber sido abusado por monseñor John Paddack, destacó que hoy es un “día de luz”, en contraste con la oscuridad en la que vivió “cuando tenía 16-17 años”.

James Grein, actualmente de más de 60 años, fue otro de los que demandaron a la Iglesia. Dijo que cuando era menor de edad fue abusado sexualmente por varios años en Nueva York y en otros lugares por el sacerdote que lo había bautizado, Theodore McCarrick, y demandó a la iglesia por negligencia.

McCarrick llegó a ser una de las figuras más poderosas de la iglesia, sirviendo como arzobispo de Washington de 2001 a 2006. El Vaticano expulsó a McCarrick en febrero tras encontrarlo culpable de abusar sexualmente de niños y adultos, convirtiéndolo en una de las figuras de la Iglesia de más alto perfil en ser despedido del sacerdocio en los tiempos modernos.

De los casos presentados, 54 son contra la arquidiócesis de la ciudad en Manhattan, 36 en Brooklyn y 19 en Rockville. Otras 84 demandas se presentaron en Buffalo, 30 en Rochester, 19 en Albany, 14 en Odgensburg y 6 en Syracuse.

En total, son 162 los nombres de los presuntos autores de los abusos, muchos de ellos producidos en iglesias, aunque también en centros de día u hospitales religiosos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario