Economía

Qué mide el riesgo país y por qué es importante que baje

El magro escenario internacional generó el lunes una fuerte suba del riesgo país, que trepó 24 unidades (+3,29%) a 753 puntos básicos, en medio del temor de los inversores a un potencial recrudecimiento en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

El magro escenario internacional generó el lunes una fuerte suba del riesgo país, que trepó 24 unidades (+3,29%) a 753 puntos básicos, en medio del temor de los inversores a un potencial recrudecimiento en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, pese a la tregua por 90 días declarada en el marco del G20.

En línea, el dólar trepó 42 centavos a $38,79, mientras que el mayorista ganó 26 centavos a $37,66, con un volumen operado de u$s 557 millones. Fue en una jornada en la cual el Banco Central convalidó un nuevo ligero avance de la tasa de Leliq, al 59,23%, colocando $121.663 millones. La tasa máxima adjudicada fue de 59,60% y la mínima se ubicó al 56,998%.

En ese contexto, cabe remarcar que el riesgo país es un indicador elaborado por el JP Morgan que mide la diferencia que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos contra las del resto de los países. Este cálculo lo realiza por intermedio de su índice EMBI, siendo específico para cada nación (EMBI Argentina en nuestro caso).

De esta manera, el índice mide la sobretasa que debe pagar un bono, en nuestro caso argentino, frente al rendimiento de los títulos a 10 años que emite el Tesoro de los Estados Unidos. Si el riesgo país es alto puede repercutir además negativamente en la llegada de inversiones a largo plazo, clave para realizar obras y para aumentar el volumen de divisas.

Además, complica las necesidades financieras de un país. El contexto financiero actual marcado por el escándalo de corrupción que salpica a políticos y a importantes empresarios, sumado a un mercado global más complicado para los mercados emergentes por temor a un recrudecimiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, llevó el riesgo país de Argentina a la zona de los 754 puntos básicos este lunes, un alza de 24 unidades en relación al viernes.

A pesar de que la restrictiva política monetaria diseñada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y ejecutada por el Banco Central logró estabilizar la situación cambiaria dentro márgenes preestablecidos, el indicador de riesgo del país no cesa su escalada y se ubica en los niveles más elevados de los últimos años.

Solo durante la última corrida cambiaria registrada a fines de agosto pasado el indicador de la JP Morgan par la Argentina tuvo anotó un niveles más elevado, cuando tocó los 783 puntos básicos el 5 de septiembre.

Además, el indicador lleva acumulada una suba del 53% durante la gestión de Mauricio Macri.

El Riesgo País es ni más ni menos que el costo "extra" que tienen que pagar el Estado nacional, las provincias o las empresas argentinas si salen a colocar deuda, respecto de lo que rinden los bonos de la plaza más "segura" para los inversores, que es Estados Unidos.

Consultado por la agencia NA sobre esta situación, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo que la suba del indicador responde al "riesgo político" que observan los inversores por la posibilidad de que el presidente Mauricio Macri no sea reelecto el año que viene.

"Si observamos la caída de los bonos en las últimas semanas veremos que es por el riesgo político, dado que se puede ver como se corta la curva de rendimiento después de las elecciones de octubre del año que viene", dijo el funcionario en un brindis de fin de año con periodistas.

En el Gobierno no lo dicen, pero lo dan a entender: el crecimiento de la imagen e intención de votos de Cristina de Kirchner en las encuestas abre interrogantes a los inversores financieros sobre el futuro del país y un eventual regreso a lo que denominan "políticas populistas".

Pero no solo a la oposición está mirando el mercado: el pico registrado ayer se dio en paralelo al mayor poder para el jefe de Gabinete, Marcos Peña, decidido por el presidente Macri con el traspaso a su área del control del grueso de la obra pública.

A su vez, generó mucho ruido que el juez federal Claudio Bonadio citó para el próximo jueves a Franco y a Gianfranco Macri, padre y hermano del presidente de la Nación respectivamente, en una investigación derivada de la causa por los cuadernos con detalles del presunto pago de sobornos a ex funcionarios para acceder a contratos en el área de transporte.

La escalada se dio en el marco de una caída del 2,5% en el índice Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA), afectado especialmente por la debilidad que exhibieron los ADRs de los bancos y las energéticas.

Según Pablo Goldín, economista y director de la consultora MacroView, el mercado financiero está observando también el mediano y largo plazo de la Argentina en materia de vencimientos de deuda con los que hay que cumplir.

Sin contemplar futuros préstamos o renegociaciones de vencimientos, los compromisos de pago de deuda ascienden a 24.945 millones de dólares en 2019 y a 21.406 millones de dólares en 2020.

Asimismo, el país debe abonar otros 25.114 millones de dólares en 2021; 25.308 millones de dólares en 2022 y 18.642 millones de dólares en 2023.

El nivel que alcanzó el Riesgo País genera alarma en Cambiemos, que cumplió tres años en el poder el lunes: es que el 10 de diciembre del 2000, casi un año antes de la crisis que terminó con el mandato del expresidente Fernando De la Rúa, el indicador fue de 794 puntos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario