Opiniones

Sobre el desplome accionario de YPF y la sospechosa pasividad del Estado

El caos económico y financiero de la administración Macri impactó más que negativamente en la cotización de la acción de Yacimientos Petrolíferos Fiscales. Desde las PASO, la acción se desplomó 47% al 28 de agosto. 

El desplome de las acciones de YPF a mínimos históricos, específicamente a los niveles de la crisis de 2002, se explica en parte por los críticos factores económicos y financieros por todos ya conocidos y que afectan a la inmensa mayoría de las empresas y acciones argentinas.

También, y que creemos fundamental, obedece al sistemático desguace al que la administración Macri sometió a la petrolera estatal. En efecto, YPF reportó una pérdida de 8.153 millones de pesos durante el primer trimestre, mientras que de 2.327 millones en el segundo. La suma de ambas totaliza 10.480 millones de pesos de resultado negativo neto.

A la hora de explicar estos resultados, YPF se escuda en el exceso de oferta como responsable de la caída de su producción de gas y de la fuerte reducción de sus volúmenes comercializados en el país. Pero lo que YPF no dice, es que estas son las consecuencias de la política hidrocarburífera neoliberal, que ha posicionado a Tecpetrol (Techint) como actor protagónico del mercado gasífero argentino.

ypf 1.jpg
Elaboración propia en base a datos de YPF, Cotización de Acciones.
Elaboración propia en base a datos de YPF, Cotización de Acciones.

El cierre de pozos de la estatal, más que por culpa de la caída en la demanda doméstica, es consecuencia de la hegemonía Techint que, si bien produce muchísima menor cantidad de gas que YPF, ha capturado la demanda, por cierto, en caída libre.

Ojalá YPF siguiera los pasos de Tecpetrol. Quiero decir, no es esto responsabilidad de esta empresa, sino del gobierno nacional y del gobierno de la provincia del Neuquén.

De hecho, en la oferta de gas neuquino, nosotros medimos un retroceso de la participación de YPF a niveles de 2013 al mes de mayo, mientras que en 2018 cerró a valores de 2015.

Todo este engendro -resultado de la política hidrocarburífera de Macri- conduce a que a YPF, primero Aranguren y ahora Lopetegui, la compensen con mayores exportaciones, incluso echando mano a concesiones con producción a la baja.

ypf 2.jpg
Elaboración OETEC en base a datos de la Secretaría de Energía.
Elaboración OETEC en base a datos de la Secretaría de Energía.

YPF, entonces, mientras se ve obligada a cerrar pozos, se envalentona y apuesta al GNL, dedicándole encima valiosísimos recursos y tiempo a proyectos para mediados de la década del veinte, en un mercado como es este, complejísimo, de enorme incertidumbre y al que el país llega muy tarde.

Aclaramos: planta de GNL que siquiera es negocio para YPF construirla por cuenta propia. Algo similar con YPF Luz, es decir, diversificación hacia la generación de energía eléctrica -sobre todo en renovable eólica- en lugar de concentrarse en los hidrocarburos, Vaca Muerta y los convencionales, por cierto, en franca caída más allá de Neuquén y Tierra del Fuego.

Esperamos que el Estado nacional tome cartas en el asunto y ejerza una acción agresiva de recompra de acciones, tal y como hiciera Pampa Energía, aunque apenas después del resultado de las PASO (el 12 de agosto). Hasta ahora que se sepa, YPF S.A. no hizo ninguna comunicación a la CNV ni a sus accionistas.

ypf 3.jpg
Pampa Energía, 12 de agosto de 2019.
Pampa Energía, 12 de agosto de 2019.

Entonces, ¿qué debemos interpretar? ¿Acaso qué no están haciendo nada a propósito para que haya un festín accionario de parte de fondos buitres o fondos de inversión o accionistas extranjeros?

Exhortamos a que el Estado nacional ponga en marcha de forma perentoria un programa para la adquisición de acciones propias, fortaleciendo así su posición en el mercado. Y que sea el propio Estado nacional, si es que YPF no puede hacerlo dadas sus alicaídas cuentas, el que salga al rescate con los fondos líquidos necesarios para poder encararlo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario