sábado 21.7.2018
Política
Entraron a su casa de Trelew
lunes 16 de Abril de 2018

Los extraños rastros que a Cimadevilla le hacen pensar que no sufrió un "robo común"

El jefe de la policía del Chubut, Miguel Gómez, admitió que el robo que sufrió Mario Cimadevilla (foto) en Trelew

El jefe de la policía del Chubut, Miguel Gómez, admitió que el robo que sufrió Mario Cimadevilla (foto) en Trelew "es bastante raro" porque "no se llevaron elementos de valor como siete televisores que había, un teléfono satelital que el doctor tiene para comunicarse del campo que es muy costoso u otros elementos, como un iPhone que dejaron ahí".

Extraños rastros que dejaron los desconocidos asaltantes a la vivienda del extitular de la Unidad Especial AMIA, Mario Cimadevilla, generan dudas e incertidumbres sobre el motivo verdadero del robo. "Algunas cosas no tienen que ver con un robo común", dijo el exsenador radical a Radio 10.

La casa fue asaltada el sábado por la noche por un grupo comando de al menos cuatro encapuchados que se llevaron documentación, el disco rígido de una computadora y papeles, por lo que Cimadevilla está convencido que no se trató de "un simple robo".

El exinvestigador del atentado a la mutual judía salió a las 21.40 de su hogar, ubicado en la calle Marconi 485, de Trelew, para compartir con sus tres hijos una cena en la localidad de 28 de Julio, ubicada en el valle inferior del río Chubut. Pasadas las 22.30 recibió un llamado de la policía donde le advirtieron lo ocurrido.

"Cuando llegué me encontré con la casa revuelta y la chica que cuida la vivienda muy alterada por lo que había pasado", detalló. Pero luego, identificó algunas singularidades del atraco. "A mi mucama le preguntaron ´dónde guarda las cosas del trabajo tu jefe´; se llevaron la plaqueta de la notebook pero no la notebook; no se llevaron la Play Station de mi hijo ni un celular nuevo; las preguntas que le hicieron (a la mucama) eran muy raras; revisaron carpetas y sobres, es todo muy extraño; no preguntaban por los objetos de valor, sino por cosas relacionadas a mi actividad", explicó el dirigente de la UCR, que fue desplazado de la Unidad AMIA por decisión del Gobierno nacional.

Cimadevilla fue reemplazado por el actual subsecretario de Memoria, Verdad y Justicia Mariano Fridman. Al dejar su cargo, denunció al ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, por encubrimiento y otros delitos relacionados con la actuación del Estado en el juicio por encubrimiento del atentado. El motivo que disparó el desplazamiento y la denuncia fue la decisión de Garavano de pedir la absolución de los exfiscales Mullen y Barbaccia en el juicio por encubrimiento.

Para Cimadevilla, "la intención del ministro Garavano siempre fue tener el control absoluto de la querella de la Unidad Especial de Investigación", según establece la presentación judicial. "Violentó compromisos asumidos por la República Argentina en el orden internacional y por ende comprometió la responsabilidad internacional del Estado Nacional", consideró el exdiputado.

La denuncia ante la "extrema gravedad institucional de la situación" se hizo no solo contra Garavano, sino contra el secretario de Justicia Santiago Otamendi, el ex jefe de gabinete del ministerio, Esteban Conte Grand, y otros funcionarios de la cartera e incluye los delitos de encubrimiento, cohecho, abuso de autoridad, y violación de deberes de funcionario público.

Sin embargo, en diálogo con Radio 10, Cimadevilla recordó viejas rencillas que podrían tener alguna vinculación con el extraño robo. "Tuve un enfrentamiento muy grande contra (el fallecido Mario) Das Neves, pero no puedo descartar absolutamente nada porque estuve relacionado a causas muy graves", afirmó.

3 comentarios