Política

Alberto Fernández desactiva focos de "boleta corta" en provincias PJ

Estuvo ayer en San Juan y comienza a delinear bloque propio de gobernadores con Uñac, Peppo y Bordet. También habría acuerdo con Perotti.

Alberto Fernández comenzó a delinear su propio bloque de gobernadores ayer en San Juan junto a Sergio Uñac en el festejo por el Día de la Bandera. El candidato presidencial se comunicó también al menos tres veces telefónicamente con Omar Perotti, el gobernador elector de Santa Fe que cortó doce años de administración socialista y le confirmó que irá con la boleta nacional del Frente de Todos en las presidenciales de octubre.

En San Juan, junto a Uñac y a José Luis Gioja, el exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner destacó que los gobernadores “son piezas centrales del tiempo que se viene” y ratificó que “llevará sus propios candidatos” en todos los distritos, ante la decisión de algunos mandatarios provinciales de competir con boleta corta.

Fernández también recibió al chaqueño Domingo Peppo y al entrerriano Gustavo Bordet, dos gobernadores que pendularon entre su cercanía a la Casa Rosada y la verticalidad peronista que comienza a asomar en la campaña a nivel nacional tras el alineamiento de Sergio Massa con el Frente de Todos. Ambos descartaron la boleta corta y llevarán al candidato presidencial en los tickets de sus provincias. El principal foco “rebelde” dentro del armado pan peronista reside en Córdoba donde Juan Schiaretti, tras la implosión de Alternativa Federal, anunció que irá con boleta corta -sin candidato presidencial- a disputar en las urnas los cargos legislativos para el Honorable Congreso de la Nación.

A la boleta corta de Córdoba se sumaron Neuquén, Rio Negro, Misiones, y Chubut. Pero la hemorragia se detuvo por ahora allí a pesar de la expectativa de la Casa Rosada para sumar, en especial, a Santa Fe y a Entre Ríos. “Estoy muy contento de que aquí en San Juan no necesitamos boleta corta, estamos perfectamente integrados con el Gobierno de San Juan y vamos a trabajar juntos no desde el 10 de diciembre, sino desde ahora”, fue el mensaje que Alberto F. proyectó al resto de los gobernadores desde San Juan junto a Uñac.

Además, el candidato presidencial mencionó a San Juan como “leading case” de la reunificación peronista. En esa provincia, Uñac logró integrar al peronismo ortodxo con el kirchnerismo y con el massismo en una misma boleta para imponerse con casi el 56% de los votos. La misma marca, y bajo el mismo esquema de unidad, arañaron Bordet en Entre Ríos y Perotti el domingo pasado en Santa Fe.

Perotti también llamó por teléfono a Cristina de Kirchner. Conversaron sobre el resultado electoral y el gobernador electo se disculpó por no haber podido acompañar a la senadora de Unidad Ciudadana en la presentación de “Sinceramente”, ayer, en Rosario. En su lugar envió a la vice Alejandra Rodenas. El pase de Miguel Angel Pichetto a Juntos por el Cambio como compañero de fórmula de Macri había encendido las luces de alarma en el búnker de Alberto F. a partir de los llamados del exjefe del bloque PJ en la Cámara Alta para que los gobernadores jueguen con boleta corta en las provincias.

Fernández minimizó ese incidente y aclaró que “son decisiones de las provincias. El Frente de Todos está constituido en todo el país y llevará sus propios candidatos con nuestras propias boletas. Si alguno quiere ir con boleta corta, puede hacerlo. Yo soy muy respetuoso de la autonomía de las provincias y de la autonomía política de los dirigentes”. También le dedicó un párrafo a Pichetto: “Es su decisión, él correrá su suerte. No lo voy a juzgar. ¿Qué perdimos? Un senador, eso es lo único que perdimos”. Además, ratificó que no tiene “ningún interés de cambiar la Constitución”, tal cual había adelantado en entrevista exclusiva con Ámbito Financiero. “Vengo con cero vocación de venganza sobre los jueves. La venganza nos dejó en este lugar. No vengo a vengarme de nadie ni a vengar a nadie. Sí vengo a hacer la República, que ellos declaman y todos los días humillan”, indicó. Y añadió: “Quiero una Justicia que sea propia de un Estado de Derecho, que actúe con total independencia, tenga jueces honestos y que no respondan al poder político de turno. Si la Justicia existe, a Cristina nadie la va a condenar”. En conferencia de prensa junto a Gioja y Uñac, el candidato adelantó además que “uno de los problemas que tenemos que resolver es que en la Argentina del presente hay mujeres que se mueren haciéndose un aborto. Este no es un problema religioso ni moral. Es un problema de la salud pública”

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario