BAPRO, IOMA y Corte, las cartas de Kicillof para negociar en Legislatura

Ambito Nacional

A una semana de apertura de sesiones, oficialismo busca conseguir votos para avanzar en juicio a Conte Grand. Puja por silla vacía entre PRO y UCR.

Las elecciones legislativas de noviembre dejaron eternizado el concepto con el que la actual diputada del Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz, trató de explicar lo que en definitiva fue una remontada en los comicios. Una lectura que también tomaron los jefes comunales para dar a conocer su propio peso territorial y su aporte en el caudal de votos, pero que el propio Axel Kicillof también celebró por alcanzar la ansiada paridad en el Senado provincial.

Sin embargo, en aquella celebración lo que no quedó a la vista fue cómo, en la Cámara baja, el Ejecutivo tuvo una merma pequeña pero significativa que hoy no le permitiría avanzar con algunos de los temas que desde adentro consideran clave.

Uno de ellos es el del juicio al procurador bonaerense Julio Conte Grand. Un tema que, pese a que ya no figura en la agenda mediática, desde el oficialismo todavía buscan resolver a su favor. Claro, las cuentas no dan. Y con el apoyo de la izquierda y de un aliado, el FdT alcanzaría 46 de los 47 votos que necesita para contar con la mitad más uno del recinto y así poder crear una comisión de investigación en relación del accionar del apuntado.

Pese a los esfuerzos de sus alfiles, el oficialismo no logró avanzar. Y hoy la única estrategia con la que cuenta es abrir una mesa de negociación con una parte de la oposición para poner en consideración algunas sillas vacías en diversas organismos que todavía no completaron su cupo y que son más que pretendidas desde una parte de Juntos.

El foco, es uno: el radicalismo. Sucede que el PRO ya dejó en claro que no le soltará la mano a Conte Grand y es por esto que desde la Provincia van por la confirmación de la UCR.

“Con los radicales siempre se pudo hablar. Creemos que a ellos les favorece y a nosotros también. Si no, quedan pegados con algo que no les pertenece. El diálogo está iniciado. Pero después es una decisión interna de ellos. Nada mejor que dejar que la comisión funcione y si no hay nada, ellos quedan libres de culpa y cargo. Si no fuera por la mesa nacional, ya podría estar cerrado”, le dice a este diario un diputado del FdT.

La referencia es que, según su entender, el acuerdo podría ser posible pero todavía no hay aval de los popes nacionales. Desde la UCR lo desmienten. “No hay chances. Que ellos digan lo que quieren y operen como quieran. Pero nosotros también tenemos en claro qué lugar ocupamos y defendemos el voto de la gente”, retrucó un legislador boina blanca.

Lo que está de fondo es la lucha por una serie de cargos que todavía no tienen dueño en el BAPRO, donde el 31 de diciembre venció el contrato del único integrante del directorio que era de la oposición: Diego Rodrigo. Claro, el PRO también presiona y asegura que el gobernador cumplirá con la palabra que empeñó cuando se le aceptó el pliego temporal de Alejandro Formento.

Algo similar se da en el IOMA con una buena cantidad de lugares por ocupar y en la Suprema Corte de Justicia, que en la actualidad sólo cuenta con cuatro ministros y tres sillas vacías tras la salida de Eduardo Pettigiani y los fallecimientos de Eduardo de Lázzari y Héctor Negri.

Para cerrar, un senador PRO se ríe de la posibilidad de que el oficialismo se meta en una negociación con sólo una parte de la oposición y sostiene: “Ellos se olvidan que hay una banca en el Senado que está gris, que la paridad es de la mesa para afuera. Hay que ver cómo jugará Gray (en referencia al puesto que ocupa su mujer, Magdalena Goris). Pero adentro les falta un voto y también tienen que contentar. Por lo que no creo que el gobernador tenga tanto para ofrecer”.

Dejá tu comentario