Avanza renegociación para cerrar capítulo de deudas provinciales

Ambito Nacional

De prosperar principios de acuerdo en Jujuy y Entre Ríos, restarán cuatro distritos. Tierra del Fuego, Chaco, La Rioja y Buenos Aires mantienen abiertos procesos para reestructurar títulos en dólares.

En paralelo al canje con bonistas que encaró el año pasado el Ministerio de Economía nacional, las provincias también llevaron a cabo en coordinación con la cartera de Martín Guzmán sus propias negociaciones para cerrar el capítulo de la reestructuración de deudas en dólares, una bolsa que se infló durante la presidencia de Mauricio Macri y que tuvo en vilo a una docena de provincias. Luego, lograron reperfilar sus títulos bajo legislación internacional Mendoza, Neuquén, Chubut, Río Negro, Córdoba y Salta.

Hoy, ese listado podría acortarse con el cierre del plazo de la solicitud de consentimiento que lanzó días atrás el Gobierno de Entre Ríos para finalizar el canje de u$s500 millones (ya tiene aval del grupo Ad Hoc que posee el 58% de los títulos). A engrosar ese lote se encamina también Jujuy, donde la administración de Gerardo Morales ya comunicó un principio de acuerdo con los tenedores del bono verde de u$s210 millones.

Así, para dar vuelta la página de renegociaciones de bonos provinciales, avanzan las negociaciones en cuatro distritos: Tierra del Fuego, La Rioja, Chaco y Buenos Aires.

Tierra del Fuego

“Ya se hizo la segunda propuesta y los bonistas están ahora analizando información”, dicen en despachos cercanos al del gobernador Gustavo Melella sobre la renegociación de los u$s200 millones tomados en 2017. Acaso la renegociación más compleja porque los acreedores cuentan con el pago garantizado por regalías de hidrocarburos.

La oferta tenía un valor presente neto (VAN) de 76. Los bonos fueguinos actualmente cotizan en el mercado a un valor de u$s78. La nueva oferta ofrece un precio de u$s75, a una tasa de descuento del 11%.

En detalle, se propone prorrogar el título 3 años, hasta 2030. Luego, se ofrece devengar intereses a un 4,5% hasta octubre de 2023, luego al 5,5% hasta fines de 2026, y al 7% hasta 2030 (las condiciones originales incluyen una tasa de 8,95%). Por su parte, el capital se procura cancelarlo en 32 cuotas trimestrales: u$s12,8 millones en el primer año, u$s28,8 millones de dólares en los dos años siguientes, y u$s118,4 millones en los cinco años restantes.

La mayor preocupación fueguina, no obstante, es la cláusula que asegura el pago con la producción de hidrocarburos. En la provincia analizan con Nación posibles vías legales para anular esa garantía, si persiste la negativa de los bonistas.

Chaco

El distrito gobernado por Jorge Capitanich se encuentra en proceso de renegociación desde hace cinco semanas. “Queremos encontrar un acuerdo sostenible para refinanciar los u$s250 millones que se tomaron en 2016”, mencionaron a Ámbito desde la provincia.

A finales de enero, el mandatario refrescó el gabinete y asumió Santiago Pérez Pons como una suerte de “superministro” a cargo de las áreas de Planificación, Economía e Infraestructura. A partir de allí se iniciaron nuevas negociaciones en febrero para poder llegar a un acuerdo con el principal acreedor (BRCapital) en el que se aumenten los plazos, se baje el cupón promedio y se encuentre un periodo de gracia “que permita a la provincia crecer y generar recursos para hacer frente a las erogaciones e intereses”, agregaron desde Chaco.

La Rioja

Hace poco más de un año, La Rioja tomaba protagonismo en el concierto de las deudas provinciales, al estar entre las primeras en tomar un plazo de gracia para pagar un cupón de interés y abrir el diálogo con bonistas. El gobierno de Ricardo Quintela ahora avanza en coordinación con Nación en una propuesta en los parámetros que pregona Guzmán sobre la sostenibilidad de la deuda. “Estamos definiendo las condiciones para salir con una oferta”, dijeron a este medio desde la provincia. “Vamos a iniciar nuestro camino de negociación de manera formal y pública”, añadió la fuente.

Se trata de un bono por u$s200 millones lanzado en 2017 a tasa fija de 9,75% , a un plazo de 8 años y con una amortización en 4 pagos con vencimiento en 2025. Al momento de la colocación, el entonces gobernador Sergio Casas celebró “el primer bono verde de la historia argentina”, ya que los fondos se utilizaron para la puesta en marcha de un parque eólico.

Buenos Aires

El Gobierno bonaerense de Axel Kicillof extendió la semana pasa hasta el 26 de marzo la propuesta a los bonistas para reestructurar u$s7.148 millones.

El Ministerio de Hacienda y Finanzas que dirige Pablo López informó que “el equipo económico continúa manteniendo diálogo con los acreedores privados externos con el objetivo de arribar a un acuerdo que sea sostenible y duradero”. Además consignó que el acuerdo debe considerar “la situación social, económica y fiscal de la provincia”.

En rigor, se trata de la décimo tercera extensión del plazo. La propuesta bonaerense original incluye un período de gracia de 3 años, una quita de intereses de 55% y de 7% de capital y una extensión de los plazos de vencimientos, con la mirada puesta en reducir en $5 mil millones la carga total de la deuda en el período 2020-2030. Pero luego desde la cartera de López se mostraron dispuestos a consensuar enmiendas, aunque siempre bajo la premisa de la sostenibilidad de la deuda. De lograr convencer al 75% de los acreedores, sería la primera oferta en prosperar que incluye una quita de capital.

Dejá tu comentario