Nación ajusta protocolo, con presión de clases plenas en más provincias

Ambito Nacional

A experiencias pioneras en CABA y Mendoza se sumaron avances hacia presencialidad completa en Río Negro, Entre Ríos, Santa Fe y San Juan.

De la mano de la extensión de la vacunación y de las mejoras en los indicadores epidemiológicos, el Gobierno nacional avanza en los pasos formales para analizar y plasmar una flexibilización del actual protocolo sanitario que rige el dictado de clases, que abra la puerta -ya con guiño federal- a una profundización del grado de presencialidad en las escuelas.

Será en rigor un baño oficial a los aires aperturistas que ya arrancaron y que brotaron desde las provincias, con retornos concretos incluso a la presencialidad plena. Abrieron el surco -en clave de desafío, y con la carta de la autonomía que blindó la Corte Suprema- CABA y Mendoza, dos distritos de Juntos por el Cambio. Pero en las últimas horas se sumaron, con distintos grados de intensidad, Río Negro, Entre Ríos, Santa Fe y San Juan. Con ese telón de fondo, el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, se reunirá hoy con los especialistas en salud, epidemiología, higiene y seguridad e infraestructura escolar del Consejo Asesor para el Regreso a las Clases Presenciales.

Allí -dijeron desde el Palacio Sarmiento- analizarán el estado de situación de la aplicación de los protocolos en las escuelas del país y “se pondrá a consideración la ventana de oportunidad que se presenta, ante notorias mejorías en los ámbitos sanitario y epidemiológico”. Las conclusiones serán elevadas ante el Consejo Federal de Educación (CFE), que es el organismo -con participación de las provincias- que debe aprobar el retoque del protocolo.

En diálogo con C5N, Trotta destacó que “la realidad sanitaria y epidemiológica presenta una franca mejora”, ante el “avance del proceso de vacunación en la población” en general y de los docentes en particular, en ese caso “con 100% de vacunados con una dosis -entre los que se inscribieron-, y 60% con dos dosis”.

“Esta mejora de los indicadores implica poder reanalizar los protocolos, pero siempre desde la mirada de la evidencia y de los profesionales del campo epidemiológico y sanitario”, remarcó.

En la actualidad, el protocolo incluye, entre otros puntos, la obligación de respetar la distancia de 1,5 metros dentro de las aulas, lo que derivó en la conformación de dos o más “burbujas” dentro de cada sala, grado o año.

Pero, ante indicadores alentadores, se extendió en los últimos días el número de provincias que activaron -o activarán- el formato de “la burbuja es el aula”, ya sin ese distanciamiento obligatorio frente a cada pizarrón, para habilitar presencialidad plena en el nivel inicial, primario y/o secundario, según el caso.

Las pioneras fueron CABA (desde el 4 de agosto, de manera escalonada) y Mendoza, con el camino abierto por Horacio Rodríguez Larreta (PRO) y el radical Rodolfo Suarez. Pero luego se sumaron la rionegrina Arabela Carreras y el peronista santafesino Omar Perotti (en ambos casos hoy arranca la presencialidad plena en el inicial), mientras que el justicialista entrerriano Gustavo Bordet la aplicará desde el 30 de agosto, “en todos los niveles y sin el sistema de burbujas”. Y el sanjuanino Sergio Uñac activará desde hoy un proceso gradual.

En otras provincias, con Buenos Aires a la cabeza, esperan por su parte que el Consejo Federal de Educación avale primero un retoque flexibilizador del protocolo, para avanzar luego en ese sentido.

Dejá tu comentario