Gobernadores esperan señal de Nación para definir próximos pasos

Ambito Nacional

Hay distritos, como Mendoza, que extendieron por decreto las restricciones de circulación, incluso más allá del viernes 17 establecido por Alberto F.

El Gobierno nacional mantendrá esta semana una nueva ronda de consulta con los gobernadores para definir también los pasos a seguir en las provincias, luego de la variación del escenario pandémico de las últimas semanas que forzó la vuelta atrás en varios distritos y reintrodujo restricciones para disminuir la circulación ciudadana.

La centralidad que ocupa la situación en el AMBA y el Conurbano bonaerense viró parcialmente hacia algunas zonas del país, como por ejemplo Jujuy, o Mendoza, donde el gobierno del radical Rodolfo Suarez extendió por decreto el distanciamiento social hasta el lunes 20 -incluso más allá de la fecha límite establecida por la Casa Rosada- debido a un aumento sustancial de casos positivos.

La preocupación de los mandatarios por el recrudecimiento de los casos o la aparición de contagios en zonas que parecían inmunes a la peste obligó al diseño de nuevos libretos de acción, ahora de tiro corto y concentrados en la búsqueda de un delicado equilibrio entre el riesgo sanitario y la normalidad social en la que había ingresado casi todo el país a principios del mes pasado.

Hay, en rigor, definiciones que atraviesan a varias provincias y explican las idas y vueltas. Catamarca, por ejemplo, que perdió el privilegio de haber sido el único distrito con cero casos durante casi cuatro meses, debió asumir en las últimas horas que el registro de 40 contagios, que motivó el regreso a la Fase 1 del aislamiento, se debió “a una falta de prevención por parte de la gente, la realización de reuniones sociales, de actividades deportivas múltiples y el uso inadecuado del barbijo”.

Una situación similar se da en Córdoba, donde el gobierno de Juan Schiaretti resolvió restringir a los domingos las reuniones familiares, reducir a diez el número de rutas para el ingreso vehicular, y cerrar durante la noche el ingreso de autos y camionetas a la provincia debido a los aumentos de los casos positivos. Y suspender, además, por 21 días los permisos especiales para deportes y actividades recreativas entre localidades.

En la misma línea de restricciones, aunque con una situación epidemiológica más delicada, avanzó la provincia de Jujuy y decidió testear a la comunidad, para “ir a fondo sobre todo en aquellas zonas rojas que tiene la provincia” que desde el 19 de junio pasado regresó a la Fase 1 del aislamiento.

De acuerdo a la situación clínica de los casos de coronavirus en Jujuy, se determinó que el 67% fueron asintomáticos (326 casos) y el 33% restante sintomáticos (158 casos).

“No estamos escondiendo bajo la alfombra la realidad”, afirmó el gobernador Gerardo Morales al ratificar la decisión y confirmar el aumento notable de contagios sobre todo en la última semana.

En el Chaco, una de las provincias más castigadas por la peste, la disminución de la curva de contagios de los últimos días llevó al gobierno de Jorge Capitanich a encarar próximamente una etapa de “nueva normalidad”. Si bien los detalles se conocerán en los próximos días, se sabe ya que será en tres fases, cada 45 días, y desde el 23 de julio.

En Tierra del Fuego, otra de las zonas del país con buenos resultados en la lucha contra el coronavirus, las autoridades sanitarias de aún no le encuentran explicación a los siete casos de coronavirus detectados este fin de semana entre la tripulación del barco pesquero Etchizen Maru, que estuvo 35 días en navegación y retornó al puerto de la ciudad de Ushuaia, luego de que grupo de sus 60 tripulantes presentó síntomas de la enfermedad. Antes de embarcarse, la totalidad de la dotación del barco fue hisopada con resultado negativo en Buenos Aires.

El Gobierno formoseño, otro de los estados subnacionales que había mantenido por varios meses el estándar de “cero casos”, apeló a la “responsabilidad” y a la “paciencia” de las personas que quieren regresar al territorio de la provincia, que en principio suman unas 3.000, al poner en marcha un proceso gradual de reapertura de fronteras del distrito, cerradas desde el 11 de junio. Formosa lleva contabilizados 75 casos positivos.

Distinta es la situación en La Pampa. Allí, el gobernador Sergio Ziliotto retomó ayer las actividades oficiales y encabezó una reunión de gabinete tras cumplir con un aislamiento luego de regresar de Buenos Aires. La provincia continúa sin casos positivos de coronavirus y en la fase 5 de la cuarentena, con férreos controles policiales en los ingresos al distrito

Por último, el Gobierno de Salta decidió restringir al mínimo, desde mañana la concurrencia de empleados de la administración pública a los edificios estatales y procurar el teletrabajo entre las medidas adoptadas para mitigar la proliferación de casos de coronavirus en la provincia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario