El plan canje no llega al interior

Ambito Nacional

El denominado «plan canje» que el Gobierno nacional anunció en diciembre pasado para la compra de autos cero kilómetro, y que después amplió en enero a la línea blanca de electrodomésticos, no llega al interior, y en muchos casos ya advierten sobre un fracaso en el corto plazo.

Si la carencia de productos en Capital Federal es notoria, en las provincias los artículos incluidos en el esquema de Cristina de Kirchner brillan por ausencia total.

En cuanto a los automóviles, si bien aún no se entregó ninguna unidad en el país, este viernes se girarán los primeros fondos de la ANSES y la semana que viene se patentarán los primeros 1.000 autos.

Las críticas al plan de electrodomésticos surgen especialmente desde los comercios chicos, que quedan excluidos del acuerdo. Según explicó Enrique Sinatra, director de Neogar, en todo el país funcionan más de 1.800 negocios independientes, que forman parte de redes comerciales, «que no pueden sumarse al canje». Por su parte, Carlos Giúdice, de la Cámara de Artículos del Hogar, opinó que el canje de heladeras «es impracticable». «Las empresas por ahora no están largando los productos según los anuncios del Gobierno», dijo en diálogo con radio Provincia y agregó que: «los productores no entregan y los comercios no los pueden vender».

Giúdice consideró: «Esto fue pensado para que las cadenas sigan financiando con plata del pueblo, de ANSES, pero parece que eso se cortó y debería cortarse porque esa es plata de los jubilados y no para comprar heladeras».

Casa Márquez, una importante firma con sucursales en una decena de provincias, reconoció ante una consulta de este diario que a las filiales del interior los productos del plan canje aún no llegaron, y que esperan que a mediados de marzo se normalice la disponibilidad.

«Aquí en Rosario llueven las consultas, pero a todos les decimos lo mismo, que todavía no llegaron ni las heladeras ni las cocinas ni nada», contó Evangelina, empleada de una de esas sucursales.

Desde Posadas, Carlos D'Orazi contó, en cambio, que hasta que comenzaron los problemas para el abastecimiento de las heladeras, su comercio había logrado vender unos 118 equipos en pocos días, algo que hubiera sido imposible de alcanzar sin el plan del gobierno.

  • Normalización

    Respecto del abastecimiento, las cámaras de comercio consultadas aseguran que esa situación comenzará a revertirse hacia fines de febrero, momento en el que las fábricas retoman su actividad normal tras las vacaciones. Habrá que esperar. En tanto, a ciudades de Entre Ríos como Concordia, Nogoyá y Gualeguaychú el plan tampoco llegó.

    Comercios ligados a la venta de heladeras, cocinas, termotanques y calefones consultados por este diario reconocieron la inexistencia de esos electrodomésticos alcanzados por los beneficios del Gobierno. Algunos, incluso, descartaron aplicarlo por el escaso beneficio para los usuarios y la poca demanda que se registra.

    Sin embargo, en algunas sucursales de importantes cadenas del rubro localizadas en Paraná sí recibieron en enero algunas heladeras para ofrecer dentro del «plan canje». «Apenas llegaron cuatro, y sólo se vendió una», dijo un empleado ante una consulta de este diario.

    Tantas asimetrías entre el interior y Buenos Aires generaron incluso varias consultas desde las provincias por compras a distancia y envíos a domicilio.Pero la modalidad del canje dificultó la operatoria. «Recibimos muchas consultas de gente de Córdoba, San Luis, Mendoza y Neuquén, que querían comprar aquí una heladera del plan porque en sus provincias no había, pero cuando les aclarábamos que debían mandar antes la usada, entonces los números no terminaban cerrando por los costos de flete», recordó Esteban, encargado de una importante red de venta de electrodomésticos que tiene su casa matriz en Capital Federal y sucursales en el conurbano.

    En Mendoza, hay comercios que directamente no lo aplican y otros donde no hay stock, mientras que apenas un puñado ofrece financiación propia para reemplazar las carencias.

    El desencanto generalizado respecto del plan del Gobierno dio lugar también a estrategias propias de los comercios. Por ejemplo, en muchas ciudades las vidrieras exhibían carteles con facilidades de pago en 12 cuotas de $ 130 para un producto como una cocina que, al contado, costaba $ 1.200; es decir que financiado terminaba saliendo $ 1.560. Pero tampoco tuvo el éxito esperado. «La gente no está bancarizada como en la ciudad de Buenos Aires, y eso retrajo las posibilidades de venta», analizó el gerente de un conocido comercio del rubro de Salta.


  • El otro gran inconveniente es la baja calidad de los artículos para el hogar incluidos en el esquema oficial. Una recorrida por las opciones que ofrecen firmas como Frávega o Garbarino deja ver a simple vista carencias como, por ejemplo, freezers sin rejillas, heladeras con apenas un cajón, cocinas sin parrilla inferior y calefones con sistemas de seguridad que dejan mucho que desear.

    Dejá tu comentario