Atajo: "reducir" presencialidad, pero no cerrar escuelas

Ambito Nacional

En medio de la creciente preocupación por la empinada curva de contagios que plantó la segunda ola, tanto desde el Gobierno nacional como desde la administración bonaerense de Axel Kicillof volvieron ayer a apostar al sostenimiento de una “presencialidad cuidada” en las escuelas y coincidieron en tándem en alentar, en una suerte de “atajo” para evitar una potencial suspensión total del dictado en las aulas, la variante de “reducir” el grado de clases presenciales de ser necesario, y balancearlo con el incremento del componente virtual, en una enseñanza que hoy asume ese modo dual.

“Si tiene que haber una disminución de presencialidad, no implicará la suspensión absoluta; no se van a cerrar las escuelas”, remarcó ayer el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta.

Coincidió en ese mirada el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak. “En el sistema que tenemos de fases también está contemplada la posibilidad de, cuando hay mucha circulación viral, reducir la presencialidad y aumentar la carga virtual, porque tenemos un sistema mixto, con presencialidad y virtualidad”, dijo, en diálogo con La Red.

Se trata en rigor de un escenario dinámico y de monitoreo diario también por parte de los gremios docentes, que coinciden en la preocupación por la situación epidemiológica y dispararon planteos, con matices.

En el plano nacional, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), que lidera Sonia Alesso, pidió ayer a Nación y a las provincias la “suspensión temporal de la presencialidad” en “lugares de alto riesgo”, en referencia a “aquellas localidades, departamentos o distritos donde el aumento de casos ha sido exponencial en los últimos 15 días”.

Previamente, la terminal porteña de Ute-Ctera había salido a reclamar al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que “ante el crecimiento exponencial de casos suspenda provisoriamente el dictado de clases presenciales”.

Por su parte, desde la Unión Docentes Argentinos (Uda), que comanda Sergio Romero, remarcaron ayer que seguirán “trabajando para que la ‘presencialidad cuidada’ sea posible”, aunque advirtieron que “la mayor responsabilidad es de los estados”. “Sólo en aquellos distritos, departamentos o ejidos urbanos donde la realidad epidemiológica lo imponga, hay que implementar la virtualidad con la provisión por parte de los gobiernos de las herramientas digitales imprescindibles”, dijeron .

En el plano bonaerense, pasadas las 19.30 de ayer Kreplak y la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila, analizaron el escenario con los gremios docentes provinciales. El encuentro había sido solicitado por el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) -que integran Suteba, Feb, Sadop, Udocba y Amet-, bajo el planteo de que “el aumento tan acelerado de los casos requiere medidas de carácter restrictivo que impidan la propagación de los contagios” en los establecimientos educativos.

Pese al agravamiento de la pandemia en el país, el Palacio Sarmiento y los gobernadores mantienen por el momento la decisión de continuar con las clases presenciales -en un grado que varía según el distrito-, a partir de relevamientos oficiales que indican que de la mano del cumplimiento del protocolo sanitario, la incidencia de contagios de docentes, no docentes y alumnos es “baja”.

“En las escuelas, como en aquellos lugares donde se logra cumplir con los protocolos, hay bajo riesgo de contagio y lo demuestra la evidencia”, dijo ayer Trotta, y remarcó que “si hay que restringir, que sean las demás actividades”.

El escenario volverá a ser analizado mañana, en el marco de una nueva reunión del Consejo Federal de Educación. Allí insistirán en la ingeniería ya consensuada de operar, de ser necesario, con la actuación quirúrgica de potencial suspensiones de clases temporarias y focalizadas “en la mínima unidad geográfica posible”. Ya lo aplica por caso Catamarca, que ayer dispuso extender una semana más la suspensión de clases presenciales en cuatro departamentos de la provincia por el aumento de contagios.

Dejá tu comentario