Espías: siguen cruces de Jaque y su vice

Ambito Nacional

Mendoza - A 24 horas de haber desembarcado en la Justicia para denunciar un supuesto espionaje en su contra desde organismos oficiales, el vicegobernador Cristian Racconto cuestionó ayer con dureza al gobernador justicialista Celso Jaque.

«Estoy decepcionado por haber dicho que sí a un proyecto que no se está cumpliendo», disparó sin medias tintas, además de advertir que seguirá «trabajando por los mendocinos, y no arrodillado para un Gobierno nacional».

Pese al quiebre institucional y partidario que desató su embestida judicial, Racconto remarcó que no piensa en renunciar y aclaró que «esto no significa que se vaya a quebrar la gobernabilidad de la provincia».

La postal tuvo su rebote en la Legislatura, donde dirigentes de la oposición -el Frente Cívico y el radicalismo- pidieron que se conforme una comisión investigadora para poner la lupa sobre la denuncia de la segunda autoridad del distrito, basada fundamentalmente en la instalación de una cámara policial justo frente a la ventana de su despacho en la Legislatura.

Muy lejos quedaron los tiempos pujantes de 2007, cuando este arquitecto de sello independiente fue ungido en el poder como compañero de fórmula de la espada cuyana del Frente para la Victoria.

«Hay que trabajar y caminar hacia adelante parado, y no arrodillado frente a un poder nacional», sentenció ayer Racconto, en un mensaje directo a Jaque y a su claro alineamiento con el kirchnerismo nacional, en la tierra natal del díscolo vicepresidente radical Julio Cobos.

Por esas horas, el gobernador participaba de un encuentro de mandatarios K en Buenos Aires para discutir variantes en torno a un reparto más justo de la coparticipación.

Allí consideró que «no es para nada importante» el episodio que denunció Racconto. «Mi tiempo es muy escaso y lo quiero aprovechar para trabajar por los mendocinos; los demás son temas de los que no hablo», concluyó.

Para su vice, en cambio, fue «muy poco feliz» la reacción inicial del mandatario, al tomar su denuncia -dijo- como «un chiste».

En tanto, desde la vereda del oficialismo jaquista, el intendente de Guaymallén, Alejandro Abraham, cuestionó al denunciante. «No sé a quién le va a interesar espiar al vicegobernador», ironizó.

Dejá tu comentario