Gobernador arma coraza con gremios

Ambito Nacional

 Santa Cruz - No cesa la tensión en la provincia natal de Néstor Kirchner, donde el gobernador Daniel Peralta intenta pilotear una crisis política y financiera en medio de graves cortocircuitos con el ex presidente tras la caída del Frente para la Victoria en los comicios del pasado 28 de junio.

Los esfuerzos de Peralta -que incluso se vio obligado a desmentir en las últimas horas una supuesta renuncia al cargo- se vieron complicados este fin de semana por un paro parcial del Sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz que conduce Héctor «Chaco» Segovia, que inició la noche del pasado jueves una toma por tiempo indeterminado de la playa de tanques de Punta Loyola de Petrobras -en cercanías de Río Gallegos- que ya paraliza la producción en algunos yacimientos.

Sin embargo, más allá de la postal conflictiva, el presionado mandatario busca apoyarse en poderosos gremios locales para incrementar su base de sustentación política.

En paralelo a las expresiones de apoyo hacia el gobernador blandidas por algunos sindicatos vía solicitadas, días atrás Peralta mantuvo encuentros con los gremios UOCRA, camioneros y petroleros para avanzar en una estrategia conjunta de máximo control sobre la producción de las empresas petroleras, incluso con la creación de una Secretaría de Estado, en un intento de incrementar los ingresos de las alicaídas arcas locales.

En esa línea, acelera además reuniones de los consejos del PJ locales para confluir en 10 días en un encuentro a nivel provincial, con la aspiración de lograr el apoyo del peronismo puro y de ahogar al kirchnerista Frente para la Victoria.

En paralelo, el ex interventor de Yacimientos Río Turbio también apuesta a la concreción de una cumbre con gobernadores petroleros esta semana en Buenos Aires para «llevar algunas inquietudes que tenemos como provincias patagónicas» a Cristina de Kirchner, además de planear un inminente encuentro con los representantes de las operadoras petroleras, con las que mantiene una muy tensa relación, para que «ratifiquen o rectifiquen» el plan de inversiones previsto para este año.

La provincia carga sobre sus hombros un déficit de más de 2 mil millones de pesos. Presionado, el gobernador debió apelar a $ 800 millones a cuenta del Tesoro provincial para afrontar gastos, en el marco de una creciente mala relación con el ministro de Hacienda local, Juan Manuel Campillo, quien sería exportado por Kirchner a un cargo nacional.

En este delicado marco, el pasado lunes una concentración opositora impidió que la Legislatura sesionara para discutir un pedido de endeudamiento blandido por Peralta.

Respecto de la protesta petrolera, la toma afecta a la planta de tanques de Punta Loyola, un punto neurálgico para la producción del sector ya que allí se almacena el petróleo para su posterior distribución.

Según fuentes del gremio, la medida de fuerza ya obligó a paralizar la producción de algunos de los yacimientos de la cuenca sur, mientras que entre mañana o pasado ocurrirá lo mismo con el resto, de no arribarse a un acuerdo. También -dicen- «hizo mermar en un 15% la producción de gas», como coletazo secundario. El sindicato reclama el cumplimiento a cuatro empresas del pago de una suerte de garantía de salario mínimo para una treintena de trabajadores. Para destrabar este conflicto está previsto hoy un encuentro en el Ministerio de Trabajo nacional, al que asistirán Segovia y enviados de Peralta y de las empresas petroleras.

Dejá tu comentario