“Misiones tiene relación de sumisión con Buenos Aires”

Ambito Nacional

Misiones - Luego de ocho años de letargo tras el quiebre que significó la estampida radical encabezada por Maurice Closs para fundar el Frente Renovador junto a Carlos Rovira, la UCR se ilusiona con pelear «palmo a palmo» el próximo domingo la gobernación de la provincia de Misiones.

El candidato del radicalismo, Luis Pastori, confía en las chances del partido, lanzó fuertes críticas contra la actual administración por adelantar los comicios y denunció que «el cuadro social se va agravando con el tiempo».

Periodista: ¿Cómo vive el cierre de campaña?

Luis Pastori: Con mucho optimismo; recorrí toda la provincia de punta a punta a paso redoblado por el adelantamiento de las elecciones. El gobernador se había comprometido públicamente en diciembre a que se iba a votar todo junto en octubre. Pero en forma inconsulta adelantó cuatro meses los comicios, faltando a su palabra.

P.:¿A qué se debe esta decisión del oficialismo?

L.P.: Creo que hizo la evaluación política de que a octubre llegaban mal parados y adelantando las elecciones podían mejorar sus chances. El cuadro que presenta la provincia incluye la presión fiscal más alta del país y, según el INDEC, el conglomerado urbano -el de la ciudad de Posadas- con el mayor porcentaje de pobres de todo el país. Esta situación es la que, adelantado las elecciones, pretendían ocultar.

Avance

P.: ¿Cómo está posicionado el radicalismo de cara a los comicios?

L.P.: Todas las encuestas que se están haciendo se presentan bastante maquilladas y no expresan que el oficialismo no sólo se estancó, sino que ahora comenzó a decrecer. Sabemos que estamos avanzando paulatinamente y estoy convencido de que representamos la segunda fuerza.

P.: ¿Cómo está la UCR tras la ruptura que sufrió en 2003 cuando Closs rompió para fundar el Frente Renovador con Carlos Rovira?

L.P.: Ese proceso fue muy traumático, pero el partido hizo un clic en las legislativas de 2009. Este año va a ser el de la consolidación del radicalismo, que va a ser el gran protagonista de 2011. Estoy en condiciones de disputar palmo a palmo la gobernación y estas carreras se ganan en la última vuelta.

P.: ¿Por qué se disolvió el acuerdo opositor que impidió la re-reelección en 2006?

L.P.: Primero no estaban en juego cargos públicos, por lo que la disputa se hace mucho más señalada. Estaba en juego la necesidad de defender un sistema institucional evitando lo que hubiese sido un retroceso en tal sentido. Esto nos aglutinó, y también fue muy preponderante la figura del obispo Joaquín Piña. Los partidos políticos y los movimientos sociales vieron en él una garantía de una acción de política institucional más que de política partidaria.

Oposición

P.: ¿Hubo un intento de acuerdo con el sector del

PJ que encabeza Ramón Puerta?

L.P.: Esto se vendió así por parte de la prensa que, en gran medida, se encuentra cooptada por el oficialismo. Nosotros buscábamos aglutinar a toda la oposición, incluido el espacio de Puerta, pero no una alianza con su espacio exclusivamente. No podíamos dejar pasar la oportunidad de buscar el diálogo y de acordar una concertación.

P.: ¿Cuál es su opinión acerca de la Ley de Lemas?

L.P.: Es una desgraciada ley, nefasta y tramposa. Además, en nuestra provincia es inconstitucional porque afecta el voto directo. Destruye a los partidos políticos y le hizo un gran daño a la democracia. Ha prostituido a la política misionera con una compra y venta de dirigentes que es vergonzosa.

P.: ¿Qué le parece la relación entre la administración provincial y el Gobierno nacional?

L.P.: El Ejecutivo provincial adscribe de forma directa y son los aliados naturales del kirchnerismo. Sin dudas, son los privilegiados en la relación política con la Presidente (Cristina de Kirchner), mucho más que los demás partidos, incluso que el propio Frente para la Victoria. Es una relación de sumisión: Buenos Aires manda y Misiones obedece. Por ejemplo, el anuncio de realizar las nuevas represas de Panambí y Garabí sin consultar la opinión de los misioneros.
Entrevista de Gastón Douton

Dejá tu comentario