La pandemia impone límites a la flexibilización en provincias

Ambito Nacional

En Corrientes, ante la enorme cantidad de gente que se lanzó a las calles por las autorizaciones de esta semana, decidieron parar la actividad comercial este sábado en la capital y tres localidades.

La impredescible marcha del coronavirus pone un interrogante a la flexibilización al aislamiento que se plantea en algunas provincias con pocos contagio. Así, distritos que avanzaban hacia la normalización de ciertas actividades que estaban paralizadas, volvieron sobre sus pasos ante un cambio en la curva de infección, ya sea por más contagios, como en Misiones, o de un aumento o por la aparición de casos sospechosos, como en San Luis. Asimismo, Corrientes, frente a un escenario de mayor circulación de personas que le permitida por Nación, también freezó el aval a los comercios exceptuados del aislamiento.

La situación, además de tener un impacto inmediato, pone de relieve las dificultades para realizar proyecciones de reactivación económica: un rebote en los contagios en sitios donde la pandemia parecía estar más controlada puede cambiar los planes de un día para otro.

En San Luis, el gobernador peronista Alberto Rodríguez Saá pospuso el reinicio de actividades de comercios minoristas, centros de estética y peluquerías, y otros servicios que iban a retomar ayer, por la detección de siete casos sospechosos de coronavirus de personas que ingresaron a la provincia de manera irregular, aunque se mantienen las salidas de esparcimiento.

Así lo anunció el propio mandatario, quien le pidió “paciencia” a los comerciantes y dijo que buscará intensificar los controles para evitar el ingreso a la provincia de personas que pudieran estar contagiadas. En la provincia hay apenas 11 casos confirmados, sin víctimas fatales.

“Queremos pedirle más paciencia a los comerciantes, estas situaciones irregulares nos hace poner en alerta epidemiológica y, hasta no obtener los resultados, no se permitirá habilitarlo como se había pactado”, dijo Rodríguez Saá. En este marco, destacó la necesidad de “acordar con las autoridades nacionales y volver a hablar con el gremio de Camioneros” para “ver si hacemos más controles debido a estas situaciones”. La declaración es en relación al paso de transporte de carga por la ruta del corredor bioceánico, que conecta puertos de Brasil y de Chile.

El primer caso corresponde a cinco personas que ingresaron de manera clandestina a la provincia, escondidos en la carga de un camión con la complicidad del conductor.En tanto, ayer, ingresó a la provincia un micro que traía de regreso a puntanos que se encontraban en otros puntos del país a la provincia. Todos los pasajeros de esa unidad fueron llevados a la sede de la Universidad de La Punta para que realicen allí la cuarentena obligatoria de 14 días. Sin embargo, unas horas más tarde, se informó que, en ese mismo micro, había viado una persona que resultó positiva para coronavirus, por lo que inmediatamente se activó el protocolo y actualmente se encuentra la espera de las muestras para el procesamiento.

La provincia de San Luis mantiene desde el inicio de la cuarentena un estricto control en sus puntos limítrofes y no se puede ingresar ni salir de la provincia sin previa autorización del comité.

En Corrientes, por su parte, el mandatario radical Gustavo Valdés confirmó ayer la decisión de “parar la actividad comercial” en la capital y en las localidades de San Cosme y San Luis “sólo el próximo sábado”, por ser “municipios con casos positivos de COVID-19”.

El ajuste se dio luego de que el pasado lunes Valdés autorizara la apertura de comercios minoristas, que en el caso de la capital alcanzó a shoppings, paseos de compras y galerías comerciales. La provincia contaba hasta ayer con 48 casos confirmados de coronavirus.

“Este miércoles recibimos del Gobierno nacional un medidor de actividad a través de los celulares, con el que podemos ver en tiempo real el movimiento de las ciudades”, dijo. Y advirtió: “Necesitamos que ese movimiento esté por debajo del 50%. Si está por encima, salimos del parámetro que tenemos fijado y tendremos que cortar las actividades habilitadas”.

En Misiones, en tanto, el escenario epidemiológico local sufrió un volantazo, luego de que se confirmara en la noche del martes la existencia de “circulación viral comunitaria” en la provincia.

“Esto nos cambia absolutamente la situación en la cual nos encontrábamos”, dijo el ministro de Salud, Oscar Alarcón tras hacer pública la duplicación de casos en poco más de un día tras cuatro contagios confirmados en Posadas y en Puerto Iguazú, lo que elevó a 12 los casos.

Alarcón pidió a la población extremar las medidas de cuidado para evitar contagios. “Tenemos que tomar como única bandera que cada persona que está en contacto con nosotros puede estar contagiándonos, ahí está la enorme responsabilidad de todos”, dijo.

El funcionario señaló en la mañana de ayer, además, que las actividades que comenzaron a reactivarse en la provincia “por ahora continúan”.

Pero en el entorno del gobernador Oscar Herrera Ahuad (Frente Renovador de la Concordia) aseguraron que estudian endurecer algunas restricciones.

Ya el gobernador había rechazado la posibilidad de habilitar las salidas para esparcimiento. Pero si flexibilizó otras actividades desde el lunes. “Hemos incorporado otras actividades y esto genera un incremento del número de personas circulando en nuestra provincia; queremos ver cuál es el comportamiento de la sociedad en estos días, si hemos aprendido a cuidarnos”, había señalado ese día.

Dejá tu comentario