Certificado de vacuna: "premio" a inoculados que genera dudas

Ambito Nacional

Kicillof calificó iniciativa de extender aforos en lugares cerrados como una prima al esfuerzo. En San Juan lo ven posible pero sin ser "prohibitivo". Sta. Fe también lo evalúa. Temor en sector gastronómico.

El avance en el plan de vacunación nacional, y la implicancia que esto tiene en cada provincia, abrió un nuevo debate en el país. ¿Las personas vacunadas contra el covid pueden tener más derechos que aquellos que aún no lo hicieron? El vicegobernador de San Juan, Juan Gattoni, fue claro al respecto: “Creemos que debe haber mayor flexibilización según esté vacunado o no pero no debe ser prohibitivo porque a cada ciudadano le asiste el derecho de no querer vacunarse”. Sin embargo, aclaró que “es lógico que los vacunados tengan más acceso a los espectáculos”.

En Santa Fe, la ministra de Salud, Sonia Martorano, se mostró a favor de implementar la medida, aunque aclaró que deber ser “una política de Estado” coordinada entre las jurisdicciones.

El disparador nació el pasado lunes cuando el gobernador bonaerense comunicó en el tradicional reporte epidemiológico semanal que desde el lunes se reformulará el sistema de fases para “premiar” a aquellas personas que se vacunaron con la primera dosis y expandir los aforos en los espacios cerrados. De esta manera, los inoculados podrán presentar un certificado de vacunación digital para poder mostrar cuando así sea requerido.

En declaraciones radiales, la ministra de Gobierno, María Teresa García, le bajó el precio a la idea de un “pasaporte sanitario” y dejó en claro que para llevar una medida de esas características “no veo posible su instalación porque los bonaerenses son muy sensible al deseo de inocularse”.

Su testimonio generó ciertas dudas en cuanto a lo anunciado por el gobernador, pero no es más que la aclaración de la forma en la que se va aplicar: a través de un certificado digital. García agregó que “el que no se quiere vacunar porque tiene una cuestión conceptual con la vacuna o porque la campaña antivacuna hizo estragos y le ha pegado a esa persona, tendrá que limitar sus actividades”.

Quien también opinó al respecto fue el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, quien aseguró que los pasaportes sanitarios se utilizan “para garantizar la seguridad de las personas que hacen actividades sociales” pero sobre todo para “dar un estímulo para aquellos que están dudando si vacunarse o no”, en el marco de la pandemia de coronavirus. Y agregó: “En un contexto en el que todas las personas que se quisieron vacunar tuvieron la posibilidad de hacerlo, me parece que es un instrumento para evaluar y analizar su impacto”.

El certificado se desprende de una idea que Chacabuco puso en marcha hace un mes y que, según pudo averiguar este medio, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, le avisó al intendente local, Víctor Aiola, que iba a ir por esa dirección. “La libertad no te la da el pasaporte, te la dan las dos vacunas”, sostuvo el jefe comunal radical.

Pero la noticia no fue bien recibida por parte de la oposición. “A partir de esto puede surgir planteos anticonstitucionales”, declaró la senadora bonaerense del PRO, Felicitas Beccar Varela. Y agregó que “es una medida que vuelve a restringir las libertades individuales en pos de un presunto bien superior o colectivo”.

Desde distintos sectores gastronómicos marplatenses, una de las ciudades más golpeadas por la pandemia, se mostraron preocupados por la aplicación del certificado. Lo mismo sucedió en Santa Fe. En declaraciones a un medio local, un referente gastronómico del Paseo Pellegrini aseguró que “la posibilidad de implementar el pasaporte nos pareció una herramienta positiva, pero creemos que si el pasaporte limita la posibilidad de acceso a bares y restaurantes es preocupante”.

Dejá tu comentario