Teresa García: "Un sector de la oposición se la pasa amenazando"

Ambito Nacional

Aseguró que "no discutimos el sistema educativo, sino la situación sanitaria". Por qué el pedido de cortar las rutas de parte de Iguacel le pareció "berreta" y su presunción sobre la candidatura de Vidal.

A cargo del Ministerio de Gobierno bonaerense, María Teresa García tiene la enorme tarea diaria de mantener latente el diálogo entre la Provincia y los intendentes. Su voz es, sin dudas, la más solicitada por los jefes comunales a la hora de trasladar los reclamos locales. Con la presencialidad en las escuelas como principal foco de tensión con los alcaldes de la oposición, la funcionaria asegura que “de haberse establecido la Ley pandemia, no estaríamos discutiendo, pero la oposición la negó”.

Periodista: ¿Por qué cree es difícil su aprobación?

Teresa García: Porque ante cada DNU se genera una nueva oportunidad para que la oposición arremeta contra las medidas del gobierno. Si esto estuviese establecido por la ley, se cumpliría. Haciéndolo de esta manera, les da posibilidad de discutir. Y es lamentable.

P.: En las últimas horas esa discusión gira en torno a la presencialidad escolar. Ayer 3.2 millones de chicos y chicas volvieron a las aulas. ¿La discusión está en lo educativo o en lo sanitario?

T. G.: No estamos discutiendo el sistema educativo, estamos discutiendo la situación sanitaria. Es inadmisible que no se cuide la salud de la gente o que, como sucedió, un intendente llame a cortar las rutas. Me parece absurdo y delirante. Muy berreta. Lo que sí me preocupó es que el intendente de Capitán Sarmiento (Javier Iguacel) se aferre a eso de “por las buenas o las malas”. Eso es complicado. Porque un sector de la oposición siempre se la pasa amenazando y yendo por las malas”.

P.: En el interior, los intendentes de Juntos por el Cambio dicen que se los discrimina.

T.G.: En Capitán Sarmiento, Iguacel hizo referencia al número de contagios como si estuviéramos discutiendo una cuestión matemática, pero la situación es simple: el hospital no tiene camas disponibles. Muchos municipios tienen sus sistemas de salud al límite y pretenden discutir parámetros sanitarios. Es lo mismo que hizo, en su momento, Larreta. Se sabe que el problema no es la burbuja escolar, sino la circulación que genera la presencialidad. Hace un mes, tuvimos una inmensa cantidad de fallecidos y de casos por día y hay que corregir. Si los intendentes en el interior controlan la situación y evitan la aglomeración, vamos a tener otro panorama. Si no hay control, hay contagios. Y si sucede eso, vamos a tener que volver hacia atrás. La preocupación del gobernador siempre fue no llegar a lo que se vivió en otras partes del mundo donde por falta de atención del estado la gente se moría en los pasillos.

P.: ¿Considera que el hecho de que se haya puesto el foco en la presencialidad es, como dijo el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, “un movimiento político”?

P.: Tiene pico de pato, pata de pato y cola de pato. Es así. Llegaron 20 millones de vacunas en el país, se vacunó con la primera dosis a 5 de los 8 millones de inscriptos que hay en la Provincia y el gobernador firmó contrató con un laboratorio hindú por 10 millones de vacunas que puede extender a 5 millones más, sumado al arreglo con CanSino. Todo esto indica que vamos a tener una buena fluidez de vacunación. Ante este panorama, hay sectores que siguen mirando desde la vereda de enfrente y que desde hace un año y medio siguen con la idea de colgar bolsas mortuorias en la Casa Rosada, quemar barbijo y decir que la vacuna Sputnik provoca un efecto imán.

P.: Por su rol, tiene diálogo fluido con los intendentes. ¿Le hacen llegar todos estos comentarios?

T.G.: El gobernador Kicillof tiene una reunión semanal con todos los intendentes y soy la que toma el pedido de palabra. En ningún momento hubo reclamos altisonantes. Los reclamos de la oposición solo existen en los medios de comunicación. Y siempre de parte del mismo sector: el ala dura del macrismo. Porque con los intendentes radicales del interior pasa otra cosa. Es algo ligado a la futura elección con la firme intención de sacar rédito político.

P.: ¿Cree que eso es posible?

T.G.: Los mismos que votaron por Macri son los mismos que hoy están preocupado, que se vacunaron o que se quieren vacunar. Tienen las mismas angustias y preocupaciones que tenemos todos. No son seres de otro planeta. Haber adherido a esa opción política no quiere decir que no tengan el mismo sentimiento que tenemos todos en este momento. Por lo que reduzco ese pensamiento del rédito a que no estoy segura de que la oposición sea representante de algo distinto.

P.: ¿Cómo tomó el hecho de que la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal pueda ser candidata por CABA?

P.: Vidal era una mujer de Capital, que fue funcionaria de Macri y que luego mandaron a la Provincia y cambió de domicilio. Me parece que el análisis actual de la oposición es como el ajedrez: están jugando la dama a ver en qué casillero puede servir para un jaque mate. Mi presunción personal es que Vidal va a hacer la primera candidata a diputada nacional por la provincia.

Dejá tu comentario