27 de febrero 2024 - 18:11

Volkswagen posterga el reinicio de su producción por deuda de proveedores con el exterior

Los proveedores internacionales se niegan a reiniciar los envíos por la falta de pago. En ese marco, la automotriz extendió la parada de fábrica una semana más, mientras negocia con proveedores locales.

La fábrica de Volkswagen en el Centro Industrial Pacheco postergará por una semana el reinicio de su producción.

La fábrica de Volkswagen en el Centro Industrial Pacheco postergará por una semana el reinicio de su producción.

Twitter.

La automotriz Volkswagen postergará el reinicio de la producción por una semana en su planta de General Pacheco, en el marco de las dificultades de las empresas para realizar pagos a proveedores del exterior, que las vienen afectando desde todo el 2023.

La terminal había comunicado a sus autopartistas que retornaría a la actividad el próximo lunes 4 de marzo, después de tener parada la planta desde fines de diciembre, aunque ahora extendió la parada de fábrica una semana más. Esto se debe a que sigue negociando con los proveedores locales para que puedan pagar a proveedores del exterior y restablecer el flujo de suministro.

El problema se desató el año pasado cuando el entonces ministro de Economía Sergio Massa, planteó a las automotrices que, ante la falta de divisas, las empresas debían financiar sus propias importaciones de piezas y 0km con la promesa de que, en un plazo determinado, el Banco Central iba a liberar los dólares al cambio oficial. Eso provocó que las terminales y autopartistas locales se endeudaran con casas matrices y proveedores por un monto superior a los u$s8.000 millones.

El Gobierno anterior no cumplió con los plazos de pago y la derrota electoral de Unión por la Patria dejó un escenario crítico.

Ante la falta de pago al exterior, los proveedores internacionales comenzaron a cortar los envíos de mercadería y las plantas comenzaron a realizar paradas constantes por falta de insumos. Así se llegó a fin de año, con el alivio que generó el inicio de las vacaciones.

VOLKSWAGEN
Volkswagen enfrenta dificultades para continuar su producción.

Volkswagen enfrenta dificultades para continuar su producción.

El panorama para la producción en las distintas automotrices

El presidente de Toyota, Gustavo Salinas, reconoció días atrás que habían llegado a fin de año sin saber si al regreso del receso estival iban a poder volver a producir por este motivo.

Si bien esta terminal pudo hacerlo, para la vuelta del receso estival se agravaron los problemas. General Motors, Volkswagen, Nissan y Renault anunciaron que no retornarían a la producción porque tenían problemas por el abastecimiento de piezas, tanto las terminales como sus proveedores locales que fabrican autopartes.

Al asumir, el Gobierno de Javier Milei implementó un bono (Bopreal) para ir cancelando la deuda con el exterior en un plazo de cuatro años. Paralelamente, estableció un nuevo sistema importador, que liberó las restricciones, más un esquema de pago para las nuevas importaciones que se está cumpliendo.

“Por suerte, ahora la situación se normalizó y estamos pudiendo importar”, agregó Salinas.

Toyota –el principal fabricante argentino del sector- fue una de las automotrices que se sumó al Bopreal por un monto importante de la deuda que tiene en el exterior. Más allá de la decisión de Volkswagen, la situación es complicada en las otras terminales.

La planta de Córdoba de Renault –donde también se produce la pickup Nissan– retornó a producir en los últimos días muy condicionada por el problema de la deuda de los proveedores. Está trabajando de forma irregular por dificultades de proveedores locales por los pagos al exterior y faltantes de algunas materias primas.

General Motors volverá a la actividad a partir de marzo, después de dos meses de parada, aunque no está informado el ritmo de fabricación que mantendrá a partir de entonces.

Volkswagen tenía previsto retornar en un solo turno de producción, en lugar de los dos con los que terminaron el año, y de forma rotativa para el personal. Mientras un turno trabaja, el otro quedaría suspendido y, supuestamente a los 15 días, se invertiría la situación.

Estos casos siguen afectados por el problema de la deuda en el exterior ya que los proveedores internacionales, en muchos casos, se niegan a reiniciar los envíos por la falta de pago.

“El problema más serio sigue siendo la deuda con el exterior que quedó del Gobierno anterior. Se fueron solucionando algunos problemas, por intervención directa de las terminales con sus autopartistas, pero quedan casos delicados que hacen que la actividad no esté normalizada”, explicó a Ámbito un directivo de una automotriz.

Dejá tu comentario