A la Selección le sobró con Riquelme y Messi

Deportes

Cuando la Selección argentina encontró los espacios pudo demostrar su superioridad ante un Perú que sólo intentó defenderse, y ya está en semifinales.

Costó más de 45 minutos superar a un esquema con 6 defensores, un mediocampista delante de ellos para barrer la zona, otro unos metros más adelante de lanzador y dos delanteros a 40 metros de los mediocampistas. Fue difícil porque había pocos espacios y aunque Lionel Messi se abría paso con su gambeta, siempre se cruzaba una pierna en el último toque.

Argentina tuvo que tener mucha paciencia. Por momentos durmió el partido desde los pies de Riquelme esperando la distracción defensiva para poner el pase de gol.

En el primer tiempo no pudo ser, pero no bien empezado el segundo se dio gracias a una doble pared entre Riquelme y Cambiasso, que Juan Román definió con la categoría que lo distingue. No fue desbordando por los costados como marcan los libros, sino abriéndose paso por el medio de defensores que no podían ante el talento de los mediocampistas.

A partir de allí fue otro partido. Perú, con la obligación de salir a buscar el empate, fue dejando espacios en defensa que Argentina aprovechó. El ingreso de Tevez por un desentonado Diego Milito fue muy importante para aprovechar esos espacios.

Tevez se movió por derecha y por izquierda y fue el socio de todos. Le dio espacio a Messi para poder pesar con su gambeta y descarga a un Riquelme que empezó a brillar mostrando todo su talento.

Messi marcó el segundo gol por entre las piernas de Leo Butrón, después de un exquisito pase de Riquelme, y eso tranquilizó definitivamente a la Selección.

El técnico de Perú, Julio César Uribe, empezó a poner delanteros por defensores pero ya era tarde. Perú empujaba pero no generaba situaciones de gol.

En un contraataque, Mascherano marcó su segundo gol consecutivo en la Selección al recoger un rebote en Butrón de un remate de Messi y después Tevez demostró toda su potencia pasando por arriba a Vilchez y Villalta y servirle el cuarto gol a Riquelme.

Los brazos en alto de Juan Román Riquelme para festejar el primer gol; Cambiasso lo imita. Argentina no dejó dudas.

La Selección demostró que es un gran candidato a ganar la Copa América. Que a pesar de la baja de Hernán Crespo tiene variantes ofensivas para superar a cualquier defensa.

Cuando se enciende Riquelme el equipo se muestra invencible y a su alrededor empiezan a crecer todos. Ahora deberá enfrentar a un México que juega bien y tiene espíritu guerrero, pero que no saldrá a defenderse como lo hizo Perú. Será un partido donde cambiarán ataque por ataque y allí Argentina deberá demostrar que tiene «golpe de nocaut».

Dejá tu comentario