5 de noviembre 2011 - 11:04

Al trotecito

La mirada de Tano Pasman.
La mirada de Tano Pasman.
Así pasó River por la histórica Jujuy. Casi sin despeinarse y sin sentir en ningún momento complicaciones serias que lo inquietaran.

En primer lugar cabe hacer una aclaración: en la década del 80 se terminaron los estadios llenos, atascados de gente y colores. La televisión y la violencia impune hicieron del espectáculo futbolístico una aventura peligrosa. Hoy River invita a la nostalgia, al recuerdo emotivo de canchas cubiertas de entusiastas espectadores de ambos clubes, en un duelo folclórico de cánticos y banderas. Por eso emociona más allá del juego y del resultado.

River no hacía pie en los primeros minutos a pesar de que iba permanentemente por las puntas con sus laterales lanzados al ataque. Más audaz y efectivo Abecasis que Díaz, pero ambos recurrentes a la hora de abrir la cancha.

Hasta que a los 22 minutos un rebote afortunado dejó al Chori solo frente al arquero Crivelli quien se arrojó lícitamente y se quedó con la pelota en sus manos. Se lo vio al Chori lamentarse en el piso por no poder eludir al arquero hasta que llegó Lunati, que estaba en la Luna, y cobró penal ante la sorpresa colectiva.

-Penal???? ¡!!!!!!!!! Uhhhhhhhhh, no lo puedo creer ¡!!! Nos regalaron dos penales seguidos ¡!! Te los cambio a los dos por el que no nos dieron contra Belgrano ¡!!! Jajajaja ¡!!! Que no digan nada ahora. Van a tener que darnos media docena para compensar el de Caruso ¡!!!
-Gol ¡!! No, no, ni lo grito, me da un poco de vergüenza ¡!!! Jajaja


El primer tiempo siguió su marcha sin mayores sobresaltos y con un River que parecía caer en el error de siempre: no liquidar los partidos para terminar sufriendo. Abecasis en posición de diez desperdició un contragolpe con un mal pase a Sánchez y Ocampos lo tuvo casi al final pero no pudo definir.

-Nooooooooooo ¡!!!!!!! Pegále de primera nene ¡!!!!!!! Se engolosinan estos pibes, hacen una de más siempre.

No me había terminado de acomodar en el sillón y prender un faso que el Torito hizo ese pedazo de gol metiendola de comba arriba al segundo palo.

-Goooooooooooooooooollllllllllll !!!!!! Que golazoooooooo mamita querida ¡!!!!!! Ponéle un cuadrito papá ¡!!!!!!! Esos son los goles de River ¡!!!!! Nada de tumulto y piñata ¡!!!! Arte puro ¡!!!

A partir de ahí el Millo jugó a voluntad, como paseando por el verde césped. Un cabezaso de Díaz y un mano a mano de Sánchez -que la quiso picar y la mandó a las nubes- eran muestras de un equipo muy sólido que tenía en frente a un "Lobo" -a esa altura más parecido a un "gatito de angóra"-.

Atrás Maidana, sobreviviente de la derrota con Aldosivi, perdió algunas que fue a buscar muy lejos, los laterales le dieron más salida a la pelota que de costumbre y el Funes Mori ganaba de arriba como un veterano.

-Che, me gusta el melli ¡!! La recupera a lo Perfumo pero cuando la revolea parece Aguirre Suarez ¡!!! Tranquilizáte pibe, esto es River, no se puede bartolear ¡!!!

-Chichi, ¿qué hacés? Agarrá una de arriba ¡!!!
- Uhhhhhhhhh, como se nota que Lunati tiene el culo sucio por el penal. Esa era para doble amarilla y a las duchas ¡!!!!!!


A los 23 minutos vino otra joya que terminó en la red. El tiro de Cavenaghi da en el palo, Sánchez toma el rebote y se la da de nuevo al Torito que de "catre" -mal llamada de taco- pone le 3 a 0 lapidario.

-Gooooooooooooooooollllllllllllllll ¡!!!!!!!! Que lujo hermanito ¡!!!!!! ¿viste toda la jugada? Parece un picado en la playa ¡!!! Que sutileza, que virtuosismo -como diría Moria- jajajaja.

A los 42 minutos descontó Gimnasia por error de Chichi -como bien señaló el comentarista de la tele se confió acompañando la pelota en vez de cortar- Sobre el final hubo tiempo para ponerle moño a la tarde con el cuarto de Cavenaghi, amague incluido.

-Goooooooollllllllllllllllazooooooooooooo ¡!!!!! Que grande Fernandito ¡!!!! Cuatro goles en un mismo partido, y tres de ellos para verlos repetidos de todos los ángulos.

Volvió River después de la derrota con un triunfo claro y contundente. Estos partidos marcan la confirmación de un retroceso o de una recuperación. Son clave, porque te hunden o te resucitan. Y River de nuevo gritó lo mismo que en Córdoba: "aquí mando yo"... pero esta vez al trotecito.

Dejá tu comentario

Te puede interesar