Argentina ya tiene todo preparado para enfrentar el domingo a Nigeria

Deportes

A estas horas, nadie puede dudar de que Bielsa ya tiene el equipo que saldrá en la madrugada del domingo (a las 2.30) en el estadio de Ibaraki para enfrentar a Nigeria en su partido debut. Un encuentro sumamente importante, porque los jugadores llevan, como valor agregado a lo futbolístico, una alta tensión que presupone cualquier partido inicial y la carga de adrenalina que provoca la ansiedad en estos casos.

Sucede que, en la etapa previa y por la falta de palabras del técnico, comienzan las horas de las conjeturas. Las que se develarán recién horas antes, cuando Bielsa indique cuál será el equipo que salte al campo de juego. Por ahora, fue dando señales claras al respecto. Por ejemplo, que Cavallero ocupará la plaza de arquero titular, aunque aún no se sabe quién será el centrodelantero. También se especula con que Claudio López puede ingresar por el «Kily» González.

El periodismo extranjero señala taxativamente que Bielsa se encuentra ante un dilema: Crespo o Batistuta. Algo que -a priori-mueve a la sonrisa, porque uno se pregunta ¿cuántos equipos pueden darse el lujo de tener dos números 9 de tamaña jerarquía a disposición? En definitiva, la especulación termina por ser una comidilla periodística, que reemplaza la falta de información (que no quiere decir de decisión).

A esta altura, todos los técnicos se reservan los nombres de los equipos que van a salir a jugar los primeros partidos. Entre los que no está ajeno Winfrid Scheaffre, el técnico de Nigeria, quien dice no estar preocupado, pero les pide a los periodistas que encuentra en su camino cuál es «en definitiva» la alineación de Argentina. En cambio -aunque lo oculte-, nadie tiene dudas en cuanto a los titulares de su equipo.

Tampoco hay misterios en el «búnker» de los argentinos. Pochettino jugará en el lugar que dejó por lesión Vivas (seguramente, auxiliado por Zanetti), Ayala y Samuel son dos de los inamovibles del plantel. Verón será el eje del equipo, como por otra parte lo es desde siempre en esta etapa; Simeone, el hombre de quite; y Sorín, la rueda de auxilio de la defensa y el enlace con los hombres de ofensiva.

De pronto, más que la formación, a estas horas, sería interesante saber el planteo que intentará Bielsa. En principio, como lo hizo con equipos de jerarquía en amistosos (léase España, Italia, Holanda, Inglaterra y Alemania), no pondrá un equipo que vaya a contramano a sus principios. No quiere decir que la cautela no reine en todos los sectores del terreno a la hora de defenderse. Se sabe también que la lesión de Caniggia, quien parecía ser su preferido para este partido (vale decir que ayer comenzó a trabajar con la pelota), hizo que debiera optar por Ortega, apelando con su triple función de «entretener» al adversario, tratar de quebrar marcas y mantener la punta derecha como camino propicio de llegada, para los dos jugadores de punta.

Por lo visto, Nigeria no es un equipo fácil, pero tampoco se podrá decir que, por lo demostrado hasta ahora, pasa el nivel medio. Su fuerte está en ataque, con el juvenil Julius Aghahowa, que mostró atributos fuera de lo común en el último amistoso, y en la experiencia que pueden aportar Okocha y Kanú, dos hombres de gran trayectoria en el fútbol europeo. Pero no tienen casi dos equipos como lo tiene la Argentina.

Claro, si uno lo analiza desde este punto de vista, parecería que el partido puede ser un simple trámite. Seguramente, no lo será, porque los nigerianos (como todo equipo africano) son muy fuertes en la marca. Por momentos, implacables y con alguna pierna descomedida. Sin embargo, la suerte del resultado parece estar centrada en lo que puedan (o no) plantear Bielsa como director y los jugadores como ejecutantes de una orquesta que ya tocó en los mejores coliseos del mundo.

Con estas conjeturas previas, todo hace pensar que el mejor camino será la calma, mantener controlado el estado emocional de todo debut y comenzar de menor a mayor a trabajar en busca de un resultado.

Dejá tu comentario