Boca no mereció sufrir

Deportes

Boca terminó sufriendo para ganarle a Independiente, en un partido en el que fue amplio dominador. La falta de contundencia y la levantada final del rival, después del gol del descuento de Muñoz Mustafá, le dieron incertidumbre a un resultado que parecía totalmente definido.

Boca presionó en la mitad de la cancha desde el primer minuto haciendo retroceder a los mediocampistas de Independiente hasta casi «incrustarlos» en la línea de fondo. Ledesma y Guglielminpietro fueron los ejes de un equipo que se mostró agresivo y muy ambicioso. La habilidad de Palacio fue importante para abrir espacios, y Palermo le ganó de arriba a unos defensores desconcentrados.

Un cabezazo de Palermo en un poste y una chilena del delantero que sacó Abraham de la línea presagiaban un triunfo amplio. Sin embargo, el primer gol llegó recién a los 38 minutos por un cabezazo de Schiavi en un córner, donde lo dejaron solo.

Independiente nunca consiguió manejar la pelota, y esa circunstancia en los equipos que dirige César Menotti resulta letal. Carrizo, muy solo en la contención, trabajó a destajo, pero no encontró compañía ni en Pusineri, ni en Biglia, ni siquiera para descargar el pase y salir jugando. Situación que llevó a Independiente a que se perdiera en largos pelotazos que nunca llegaron a destino.

Cambió tácticamente Menotti en la segunda etapa (entró Matheu por Martínez) soltando a Eluchans a la mitad de la cancha para equiparar al rival en la zona de gestación. Pero cuando estaba consiguiendo más volumen de juego y emparejaba las acciones, el gol de Guglielminpietro lo volvió a frenar.

Boca cometió el error de no presionar más y retroceder sus líneas en la búsqueda del contraataque. Algo que por lo menos le dio la posibilidad de marcar el tercer gol, y no hizo más que «agrandar» a Independiente que con el manejo de la pelota se sintió más seguro y empezó también a generar situaciones de gol.

Fue importante el debut de Ismael Sosa, que con su rara habilidad complicó a una defensa que no encontraba una fórmula para marcarlo. El gol de Muñoz Mustafá le puso emoción al final, porque Independiente se fue con todo al ataque y creó tres situaciones de gol. Boca fue un justo ganador, pero sufrió demasiado.

Dejá tu comentario